Algo huele mal en los negocios y la política en Chile.

Posted by Correo Semanal on miércoles, octubre 01, 2014


Un banco en el centro de un nuevo escándalo político.

Patricio Guzmán S.

A fines de agosto Carlos Alberto Délano y Carlos Eugenio Lavín, dueños del grupo Penta,  fueron acusados por el servicio de impuestos internos de fraude tributario, fue el inicio de una serie por capítulos, que ha develado un gigantesco escándalo de financiamiento ilegal de campañas de partidos  políticos.
El “escándalo Penta”, es el mayor protagonizado por un grupo financiero desde el caso Inverlink, [1] involucra delitos con apoyo de funcionario de Impuestos Internos para evadir impuestos, financiamiento ilegal de partido político (UDI) y también al pre-candidato presidencial de la Nueva Mayoria y ex ministro de Hacienda en el pasado gobierno de Bachelet, mediante boletas y facturas por servicios no prestados y donaciones ilegales.
Lo que empezó como una investigación por fraude al fisco, ha terminado por afectar gravemente el financiamiento de la política, por los grandes grupos económicos, especialmente a la UDI.
De acuerdo con una investigación de CIPER Chile[2], en la UDI era Jovino Novoa quién decidía como se repartían las platas entre los candidatos. Entre los beneficiarios de estos aportes ilegales encontramos a Von Baer, Golborne, Zalaquett y Moreira.
El grupo Penta, encabezado por el banco de Inversiones Penta, es uno de los principales grupos económico financieros de la economía chilena. Administra activos por 20.000 millones de dólares, sus principales inversiones están en las áreas de previsión, seguros, financiera, salud, inmobiliaria y educación.
Pero más allá de la gravedad de este escándalo, que desnuda la falta de moralidad republicana de los grupos económicos en Chile, lo que está quedando en evidencia es el estrecho maridaje entre los políticos y los grandes grupos económicos que los financian, y que de esta manera blindan sus intereses.




[1] El caso Inverlink, que estalló en febrero de 2003, el grupo encabezado por Eduardo Monasterio resultó involucrado en un fraude de más de 100 millones de dólares mediante títulos falsos a Corfo y al Banco Central. Monasterio fue a la cárcel y  el ex ministro secretario general de la presidencia, Álvaro García (PPD), director para el momento del escándalo de Inverlink fue juzgado y declarado inocente,  además hubo una acusación constitucional contra del ministro de economía, Jorge Rodriguez Grossi, por su responsabilidad política al frente de la Corfo. Este fue uno de los escándalos que daño severamente el prestigio de la Concertación.
    
[2] CASO PENTA. La caja negra de las platas políticas que sacude a la UDI.  Equipo CIPER. http://ciperchile.cl/2014/09/30/la-caja-negra-de-las-platas-politicas-que-sacude-a-la-udi/