Ruanda - Una deuda externa ilegítima

Posted by Correo Semanal on martes, abril 15, 2014
Los acreedores del genocidio de 1994


Eric Toussaint
CADTM
Traducción de Griselda Pinero y Raúl Quiroz


A partir del 7 de abril de 1994, en un intervalo de menos de tres meses, cerca de un millón de ruandeses —la cifra exacta queda por determinar— fueron exterminados porque eran tutsis o se suponía que lo eran. Pero también hay que agregar el asesinato de decenas de miles de hutus moderados. Por supuesto, hubo un genocidio, es decir, la destrucción planificada de una colectividad entera por el asesinato masivo, cuyo objetivo era impedir su reproducción biológica y social.

En ese contexto, es fundamental interrogarse sobre el papel de los prestamistas internacionales. Todo hace pensar que las políticas impuestas por las instituciones financieras internacionales, principales proveedores de fondos del régimen dictatorial del general Juvenal Habyarimana, aceleraron el proceso que condujo al genocidio. Generalmente, la incidencia negativa de estas políticas no se tuvo en cuenta en la explicación del desenlace dramático de la crisis ruandesa. Solamente algunos autores pusieron en evidencia la responsabilidad de las instituciones de Bretón Woods /1, que, por otro lado, rechazan cualquier crítica al respecto.

A comienzos de los años 1980, cuando estalló la crisis de la deuda del Tercer Mundo, Ruanda, como su vecino Burundi, estaban muy poco endeudados. Mientras que en otros lados del mundo, el Banco Mundial y el FMI abandonaban su política activa de préstamos y pregonaban la abstinencia, estas mismas instituciones adoptaron una actitud diferente con Ruanda y se encargaron de concederle generosos préstamos. La deuda externa de Ruanda se multiplicó por veinte entre 1976 y 1994. En 1976, se elevaba a 49 millones de dólares, en 1994 llegaba a cerca de los 1.000 millones de dólares. La deuda, sobre todo, aumentó a partir de 1982. Los principales acreedores fueron el Banco Mundial, el FMI y las instituciones relacionadas (a las que llamaremos IFI, instituciones financieras internacionales). El BM y el FMI tuvieron el papel más activo en el endeudamiento. En 1995, las IFI poseían el 84 % de la deuda externa ruandesa.

El régimen dictatorial instalado desde 1973 garantizaba que no se iba a producir un vuelco hacia políticas de cambios estructurales progresistas. Y por eso el régimen tenía el apoyo activo de las potencias occidentales: Bélgica, Francia y Suiza. Además, podía constituir una muralla respecto a algunos Estados de la región que mantenían todavía veleidades de independencia y de cambios progresistas (Por ejemplo: Tanzania con el presidente progresista Julios Nyerere, quien era uno de los líderes africanos del movimiento de los no-alineados).

Durante la década de 1980 y hasta 1994, Ruanda recibió muchos préstamos, pero la dictadura de Habyarimana se apropiaba de una parte considerable de la misma. Los préstamos concedidos debían servir para mejorar la inserción de la economía ruandesa en la economía mundial, desarrollando sus capacidades de exportación de café, de té y de estaño (sus tres principales productos de exportación), en detrimento de los cultivos destinados a la satisfacción de las necesidades locales. El modelo funcionó hasta mediados de los años ochenta, momento en el que los precios, del estaño primero, luego del café, y por último del té, se desplomaron. Ruanda, cuyo café constituía su principal fuente de divisas se vio total y gravemente afectada por la ruptura del cártel del café provocado por Estados Unidos, a comienzos de los años noventa.

Utilización de los préstamos internacionales para preparar el genocidio

Algunas semanas antes del desencadenamiento de la ofensiva del Frente Patriótico Ruandés (FPR) en octubre de 1990, las autoridades ruandesas firmaron con el FMI y el BM en Washington un acuerdo para poner en marcha un programa de ajuste estructural (PAE).

Este PAE se comenzó a aplicar en noviembre de 1990: el franco ruandés se devaluó un 67 %. En contrapartida, el FMI concedía créditos en divisas de desembolso rápido para permitir que el país mantuviera el flujo de las importaciones. Las sumas así prestadas permitían equilibrar la balanza de pagos. El precio de los bienes importados aumentó de manera vertiginosa: por ejemplo, el precio de la gasolina aumentó en un 79 %. El producto de la venta en el mercado nacional de los bienes importados permitía al Estado pagar los sueldos a los militares, cuyos efectivos aumentaban velozmente. El PAE preveía una disminución de los gastos públicos: hubo, por supuesto, congelación de salarios y despidos en la función pública pero también transferencia de una parte de los gastos en beneficio del ejército.

Mientras que el precio de los bienes importados aumentaba, el precio de compra del café a los productores estaba congelado, y esto fue exigido por el FMI. En consecuencia la ruina para centenares de miles de pequeños productores de café /2 que, con las capas más empobrecidas de la población, fueron desde entonces un reservorio permanente de reclutas para las milicias Interahamwe y para el ejército.

Entre las medidas impuestas por el BM y el FMI, mediante el PAE, hay que señalar, además del aumento de impuestos al consumo y la reducción de los impuestos a las sociedades, el aumento de los impuestos directos a las familias populares por reducción de las exoneraciones fiscales por familia numerosa, la reducción de las facilidades de crédito a los campesinos, etc.

Para justificar la utilización de los préstamos de la pareja BM/FMI, el BM autorizó a Ruanda a presentar facturas antiguas que cubrían la compra de bienes importados. Este sistema permitió a las autoridades ruandesas financiar la compra masiva de armas para el genocidio. Los gastos militares se triplicaron entre 1990 y 1992 /3. Durante este período, el BM y el FMI enviaron varias misiones de expertos, quienes subrayaron algunos aspectos positivos de la política de austeridad aplicada por Habyarimana, pero, no obstante, amenazaron con cortar los pagos si los gastos militares continuaban creciendo. Las autoridades ruandesas pusieron a punto algunos montajes para disimular los gastos militares: los camiones comprados para el ejército se imputaron al ministerio de Transportes, una parte importante de la gasolina utilizada para los vehículos de las milicias y del ejército era imputada al ministerio de Sanidad. Finalmente el BM y el FMI cerraron el grifo de la ayuda financiera a comienzos de 1993, pero no denunciaron la existencia de cuentas bancarias que las autoridades ruandesas poseían en el extranjero en grandes bancos y en las que seguían disponibles importantes sumas de dinero para la compra de armas. Podemos considerar que el BM y el FMI fallaron en su deber de control sobre la utilización del dinero prestado. Debieron cortar sus préstamos desde comienzos de 1992, cuando supieron que el dinero era utilizado para la compra de armas. En ese momento debieron haber alertado a la ONU. Al continuar otorgando préstamos hasta comienzos de 1993, ayudaron a un régimen que preparaba un genocidio. Las organizaciones de defensa de los derechos humanos habían denunciado desde 1991 unas masacres preparatorias del genocidio. El Banco Mundial y el FMI sistemáticamente ayudaron al régimen dictatorial, aliado de Estados Unidos, de Francia y de Bélgica.

El aumento de las contradicciones sociales

Para que el proyecto genocida pudiera llevarse a cabo no sólo hacía falta un régimen para concebirlo y dotarse de los instrumentos para su realización, sino también la presencia de una masa empobrecida, presta a realizar lo irreparable. En ese país, el 90 % de la población vivía en el campo, y el 20 % de la población campesina disponía de menos de media hectárea por familia. Entre 1982 y 1994, se asistió a un proceso masivo de empobrecimiento de la mayoría de la población rural, mientras, en el extremo opuesto de la sociedad, se producía un enriquecimiento impresionante de algunos pocos. Según el profesor Jef Maton, en 1982, el 10 % más rico retenía el 20 % del ingreso rural, en 1992, acaparaba el 41 %, en 1993 el 45 % y a comienzos de 1994 el 51 % /4. El impacto social catastrófico de las políticas dictadas por el BM/FMI y de la caída del precio del café en el mercado mundial (caída que se debe relacionar con las políticas de las instituciones de Bretón Woods y de Estados Unidos que lograron hacer saltar el cártel de los productores de café en la misma época) tuvo un papel clave en la crisis de Ruanda. El enorme descontento social fue canalizado por el régimen de Habyarimana hacia la ejecución de un genocidio.

Notas

1/ Chossudovsky, Michel, Rwanda, Somalie, ex Yougoslavie : conflits armés, génocide économique et responsabilités des institutions de Bretton Woods, Dossier CADTM GRESEA, Bruselas, 1995 ; Chossudovsky, Michel y Galand, Pierre, Le Génocide de 1994, L’usage de la dette extérieure du Rwanda (1990-1994). La responsabilité des bailleurs de fonds. Analyse et recommandations, informe preliminar, Ottawa y Bruselas, 1996. Véase también: Duterme, Renaud, Rwanda: une histoire volée, Editions Tribord y CADTM, 2013 http://livre.fnac.com/a6103644/Rena...
2/ Maton, Jef. 1994. Développement économique et social au Rwanda entre 1980 et 1993. Le dixième décile en face de l’apocalypse.
3/ Nduhungirehe, Marie-Chantal. 1995. Les Programmes d’ajustement structurel. Spécificité et application au cas du Rwanda.
4/ Maton, Jef. 1994. Op. Cit.

Cuba - El cascabel y el gato

Posted by Correo Semanal on martes, abril 15, 2014

Leonardo Padura (1)
IPS, La Habana, 14-4-2014


Hace años los cubanos formularon una máxima para describir su relación laboral con el Estado: tú (el Estado) haces como que me pagas y yo (el ciudadano) hago como que trabajo.

De esa forma tan sintética y precisa se resume la reciprocidad de los trabajadores con los salarios irrisorios, totalmente insuficientes, que reciben por su condición de obreros, técnicos y profesionales dependientes del principal empleador existente en el país, o sea, el Estado.

Pero, además, la sentencia popular refleja algo más profundo y grave que una cuestión de supervivencia o de defensa.

Sus resultados repercuten en asuntos tan vitales para la economía nacional como la baja productividad y la ineficiencia laboral, el éxodo de determinados sectores y del país, la baja calidad de la producción y los servicios y hasta la corrupción y el “desvío” de recursos de muchos de los que pueden llevarse algo (tiempo, dinero, materiales) de sus centros de trabajo y mejorar con ello sus condiciones de vida.

Pero, siguiendo con la lógica de las consecuencias del enunciado, habría incluso que ir un poco más allá, porque las posiciones atribuidas, en la sentencia mentada, a los empleados y al Estado también son el reflejo de una forma de vivir de los primeros y de gobernar del segundo, en las cuales parece haberse impuesto un quiebre de la comunicación en uno y otro sentido. Como si jugaran un partido de fútbol con dos pelotas… o con ninguna.

Esa ruptura de comunicación, o de falta de códigos de entendimiento, no significa, por supuesto, falta de control.

Por el contrario: el Estado sigue siendo todopoderoso en tanto forma una sólida trinidad con el gobierno y el partido único y, por ende, tiene en su arbitrio casi todas las decisiones, no solo macro, sino incluso muchas que afectan la vida personal de los individuos, entre ellas su capacidad económica de consumo y su nivel de vida.

El Estado decide en Cuba qué actividades pueden realizarse al margen de su tutela y, con una ley tributaria de elevados porcientos de pago, casi hasta lo que pueden ganar quienes no laboran directamente para él, o sea, los trabajadores por cuenta propia.

Además, los precios de todos los productos (incluidos los que no se venden en la red comercial oficial, que toman como referencia los precios oficiales) tienen cotas fijadas por la dirección económica del país a los niveles que ellos deciden o necesitan, que en muchas ocasiones (a veces hasta justificadas por precios internacionales de ciertos productos) están divorciados de la realidad económica del ciudadano.

En ese juego extraño, que se convirtió en alarmante y casi que permanente desde los años de la crisis profunda de la década 1990, el nivel de vida de la mayoría de los ciudadanos del país ha caído en picada toda vez que, aun cuando los salarios en ocasiones se han duplicado o triplicado, el costo de la vida se ha multiplicado por 10, 20 y hasta más veces.

Baste como medida de todas las cosas recordar que mientras el salario promedio ronda los 500 pesos, el precio que un trabajador debe pagar por una libra de carne de cerdo –en ocasiones la única proteína animal a la que tiene acceso– subió de los 5 pesos del mercado paralelo de los años 1980 a los 30, 35, 40 en que hoy se cotiza, según su calidad. Algo así como la décima parte de un salario por solo medio kilogramo de carne de cerdo…

Todo lo que el Estado o los mercados alternativos ofertan a la población viene grabado con esas elevadas tarifas.

Por eso, para la mayoría de la gente que depende de salarios estatales la simple subida de los precios de los productos de aseo se puede convertir en una tragedia mensual, mientras que las cifras fijadas para la venta “liberada” de automóviles son como ver una película de “La guerra de las galaxias”, de contra sin subtítulos, en que seres extraños hablan de cosas incomprensibles.

El Estado cubano ha reconocido que los salarios son insuficientes para pagar el costo de la vida. También ha repetido que mientras la productividad y la eficiencia de la economía doméstica no se eleven, es imposible aumentar las cifras salariales para toda la masa de empleados públicos y obreros.

Pero la realidad de ambos reconocimientos va en carros opuestos en la circunferencia de la estrella del parque de diversiones (que para nada resulta divertido): es imposible que uno alcance al otro, a menos que se cambie mucho la estructura fijada.

Y mientras eso no suceda, mientras no haya la correspondencia y el entendimiento necesarios, continuarán manifestándose la ineficiencia, la baja productividad, la chapucería y la indolencia que se advierte en diversas esferas de la actividad laboral estatal cubana.

Mucha gente seguirá haciendo como que trabaja sin trabajar, robándose lo que pueda o emigrando tras el dinero que le puedan pagar otras tareas… u otros empleadores, dentro o fuera del país. Esa es la única forma que tiene la gente de ponerle el consabido cascabel al gato incapturable del viejo refrán.

(1) Leonardo Padura, escritor y periodista cubano, galardonado con el Premio Nacional de Literatura 2012. Sus obras han sido traducidas a más de 15 idiomas y su más reciente novela, “Herejes”, es una reflexión sobre la libertad individual.

Chile - CONFECH SE SUMA A MANIFESTACION DEL 24 DE ABRIL: “HAY MUCHAS RAZONES PARA MOVILIZARSE”

Posted by Correo Semanal on martes, abril 15, 2014

Radio U de Chile… 
Este sábado se realizó una reunión extraordinaria de la Confederación de Estudiantes de Chile (Confech), cuya tabla fue analizar la reunión con el ministro de Educación, Nicolás Eyzaguirre, y definir los lineamientos del futuro accionar del movimiento estudiantil.
Si bien reconocen un avance en las instancias de diálogo propuestas por el Gobierno, en la interna de la organización ya plantean que no se sentarán a dialogar nuevamente si no es en una mesa conjunta con todos los actores involucrados en la lucha por la educación.
Los dirigentes acotan que no se trata sólo de cuestionar el diseño, sino también el proceso y la agenda que ha instalado el Gobierno. No quieren más reuniones bilaterales, sino que a las comunidades educativas enteras, es decir, profesores, funcionarios, estudiantes y apoderados, sentados en una misma mesa, para que la reforma sea “pertinente, representativa y viable”, dijo Naschla Aburman, presidenta de la FEUC.

Junto con adherir a la marcha del jueves 24, la mesa ejecutiva de la Confech insistió en que aún faltan contenidos en la reforma, por lo que impulsan procesos de estudio y análisis en las distintas casas de estudio. “Queremos avanzar donde el Gobierno no tiene propuesta”, apuntó la dirigenta.
Además, la representante de la Universidad Católica indicó que la marcha no será una señal para el Gobierno, sino que para la comunidad: “Esta es una lucha mucho más profunda que consignas y titulares. Es una lucha que apunta a cambiar el carácter de la educación en nuestro país, no para un noventa o siete por ciento o para la mitad más importante. Estamos hablando de que la educación no puede ser un producto de mercado, un bien de consumo, y esa pelea está muy lejos de acabarse. El conflicto sigue abierto, hay muchos temas que no se han tocado, por lo tanto, hay muchas razones para movilizarse”, dijo.
Según Melissa Sepúlveda, presidenta de la FECH, la institucionalidad no ha sido capaz de transformarse en más de ocho años de protestas, por lo que es fundamental mantener la autonomía y presión por parte de las organizaciones sociales.
Además, la dirigenta insistió en que hay diferencias profundas entre la información parcelada que ha entregado el Gobierno y la reforma integral que exigen: “Esto no solamente es el tema del financiamiento. Tenemos un sistema educativo que tiene pilares claros en un modelo subsidiario, en que el Estado traspasa sus propios recursos a los privados, sin ningún tipo de regulación, y se desentiende del derecho a la educación. Hay una orientación del conocimiento hacia las necesidades de las empresas. Lo que queremos cuestionar es un modelo completo, que hoy entra en tensión con el derecho a la educación, que es lo que hemos venido exigiendo”, afirmó.
“Hoy más que nunca tenemos que salir a las calles”, añadió Melissa Sepúlveda, advirtiendo que aunque el Gobierno se muestra a favor del diálogo, paralelamente se sigue reprimiendo y dificultando la organización.
Ricardo Paredes, vocero de la Coordinadora Nacional de Estudiantes Secundarios (Cones), señaló que van a impulsar la convergencia para lograr mayor fuerza y tener incidencia real sobre la reforma: “Aparte de dar el puntapié inicial al año movilizador de los estudiantes en su conjunto, nos va a servir para visibilizar demandas que han estado en desmedro por la misma agenda del ministerio de Educación. Pensamos que esta marcha tiene que ser un llamado a la unidad, que nos veamos tanto en las calles como en las conversaciones programáticas con los compañeros y el movimiento secundario”, indicó.
Por su parte, Lorenza Soto, vocera de la ACES, informó que este martes se reunirán con el ministro Eyzaguirre, pero que avanzan en su propia agenda de propuestas.
“Nos vamos a tomar el tiempo que sea necesario y vamos a estar con las ansias de la creación de proyectos educativos. Como ACES lanzamos uno en 2011 y este año, sobre todo en el primer semestre, nos vamos a enfocar en reformularlo en conjunto con otras organizaciones sociales”.
En la reunión de la Confech también participaron representantes de universidades privadas, y otros dirigentes sociales que manifestaron su apoyo a la movilización.
El resultado de esta primera marcha, seguro marcará las futuras relaciones entre el Ejecutivo y el movimiento social por la educación.

CHILE - VALPARAISO: “NO PODEMOS SEGUIR EXTENDIENDO LAS CIUDADES HACIA SITIOS PELIGROSOS”

Posted by Correo Semanal on martes, abril 15, 2014

Radio u de chile….
Una vez más, la emergencia develó las precarias condiciones en que viven miles de porteños y la ausencia de una planificación urbana que ayude a prevenir catástrofes: "Este es un punto de quiebre", advierten los especialistas.
Innumerables viviendas quemadas y miles de personas damnificadas ha dejado el gigantesco incendio que afecta a los cerros de Valparaíso. La magnitud de la emergencia llevó a las autoridades a calificar el siniestro como el mayor en la historia de la ciudad, que tiene no pocos antecedentes.
Sin ir más lejos, el pasado martes se quemaron 140 hectáreas en el fundo Siete Hermanas, en un incendio que obligó a evacuar cinco colegios de Viña del Mar. En enero se registraron diversos incendios forestales en el cerro San Roque, en Forestal Alto (Viña del Mar) y otras zonas, los que dejaron cientos de hectáreas quemadas, decenas de viviendas arrasadas y decenas de damnificados. En febrero del año pasado, las llamas arrasaron 284 casas en Rodelillo y Placeres. Retrocediendo más en el tiempo, hasta 2008, centenares de casas fueron destrozadas por el fuego en el cerro La Cruz, que este fin de semana nuevamente ardió.

Hugo Romero, académico del Departamento de Geografía de la Facultad de Arquitectura y Urbanismo de la Universidad de Chile y Premio Nacional 2013, explicó que las graves consecuencias de los incendios tienen que ver con el “poblamiento espontáneo” de los cerros por parte de grupos vulnerables que no encuentran otro espacio en la ciudad.
“La urbanización no es compatible con ese tipo de espacios naturales, salvo que se hiciera bajo condiciones muy específicas de cuidado y protección, evitando por todos los medios que se generen condiciones para que el fuego se esparza”, indicó.

Esto, sin embargo, no ocurre en Valparaíso: los asentamientos informales apenas tienen vías de acceso expeditas y las características topográficas y climáticas de la zona son propicias para la expansión de incendios.
Así lo señaló Uriel Padilla, académico de la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Valparaíso, quien agregó que las graves consecuencias del reciente incendio demuestran que no se han tomado las medidas de prevención necesarias para enfrentar este tipo de catástrofes.
“El instrumento regulador debería prever, junto con una coordinación desde los actores sociales, que son los que conocen su territorio, y hacer tomar conciencia de que lo que se arroje por estas laderas y quebradas son elementos muy riesgosos y aumentan el daño. Entre los escombros hay de todo: ramas secas, que son elementos muy combustibles, plásticos y hasta enseres domésticos en desuso. Hay un tema de cultura, pero la autoridad tiene que partir por entregar sus recomendaciones para mitigar estos efectos tan dañinos”, afirmó el profesor de la escuela de Construcción Civil.

 “Es un trabajo arduo, pero hay que hacerlo. De lo contrario, Valparaíso seguirá tropezando con la misma piedra”, agregó, algo que compartió Hugo Romero: “Este es un punto de quiebre. No podemos seguir extendiendo nuestras ciudades hacia sitios peligrosos, frente a los cuales no se toman medidas de precaución”, enfatizó.
En esa línea, el también director del Centro de Investigación Vulnerabilidades y Desastres Socionaturales subrayó que “las condiciones en que se ha desarrollado Valparaíso -y muchas ciudades chilenas- no se pueden sostener más. No es conveniente seguir sometiendo a nuestra población a riesgos tan grandes como los maremotos o incendios. ¿Hasta cuándo seguimos construyendo ciudades que no son seguras?”.
A juicio de Daniel Morales, secretario general del Colegio de Arquitectos de Valparaíso, la ciudad debería reaccionar como lo hizo después del terremoto de 1906, que destruyó gran parte del plan: “Se tomó esa catástrofe como una oportunidad para renovarse”, apuntó.
El especialista sostuvo que las zonas más afectadas por los incendios no pueden volver a acoger viviendas: “El Serviu tiene atribuciones para expropiar, comprar e incluso arrendar y van a tener que usarlas. Los sectores que históricamente siempre se queman, que son verdaderas chimeneas urbanas, son lugares de alto riesgo. Por ningún motivo se debería ubicar a las mismas familias ahí y para eso es importante la construcción de viviendas sociales de calidad”, indicó.
“Creo que la posibilidad de generar buenos planes es la clave. Si no, cada seis meses vamos a seguir experimentando siniestros de esta envergadura”, advirtió.

Derrumbe del comercio mundial confirma nueva recesión

Posted by Correo Semanal on martes, abril 15, 2014
Marco Antonio Moreno.
El Blog Salmón. 13 de abril de 2014. Baltic Dry Index
En enero advertíamos la sostenida caída del comercio mundial graficada por el Índice Baltic Dry que mide la demanda de transporte marítimo. Este índice ha mantenido su tendencia a la baja y el viernes llegó a los 1.000 puntos, un nuevo mínimo en 14 meses tras los 1.370 alcanzados en enero(en 2009 llegó a 4.650 puntos). Esto indica que el volumen del comercio mundial por vía marítima se está reduciendo a pasos agigantados dado que la demanda de nuevos buques portacontenedores disminuye rápidamente.

Esto confirma lo que hemos señalado sobre la caída del comercio mundial y el desplome del modelo económico basado en las exportaciones. Esto es fruto de muchas líneas de acción que han sido negadas o minimizadas por las castas predominantes. El mundo alcanzó sus cotas máximas de sobreexplotación de los recursos y esto propagó la mayor desigualdad de la historia. Como señala el informe Oxfamse gobierna para la élites, es decir para el 1% de la población. El 99% nunca ha interesado a los creadores de las políticas económicas. Esto es lo que está llevando al mundo a una cruda decadencia.
El Índice Baltic Dry muestra la imparable caída del comercio mundial producto de la brutal caída de la demanda y la inversión. Cuando este fenómeno se produce a siete años del inicio de una crisis que aún gravita con fuerza en gran parte del mundo, debería dar de pensar… Desde enero no ha parado la caída en el transporte marítimo mundial de mercancías, y esto reduce la demanda de la construcción de nuevos buques y genera una gran espiral en reversa.
Transporte-marítimo
Los astilleros de Corea del Sur, encabezados por Hyundai Heavy Industries, se han quejado de la rápida disminución de las órdenes para fabricar nuevos buques portacontenedores, como el Seul Tower, de la imagen. La industria naviera enfrenta sus días más amargos con un exceso de capacidad de buques portacontenedores sin usar y destinados al olvido. No hay pedidos de nuevos buques marítimos y los astilleros de Corea del Sur se verán obligados a vender activos para evitar la bancarrota.
El Índice Baltic Dry es un indicador importante del transporte marítimo mundial de mercancías. Cubre principalmente los precios de envío de carbón, mineral de hierro y grano, y es el más importante indicador del comercio mundial. Como señalamos en enero, el Baltic Dry sufrió una caída del 40 por ciento, dando cuenta del peor comienzo de año para el comercio marítimo en más de 30 años.
La desaceleración económica de China agrava la caída confirmando que el comercio mundial no volverá a ser el mismo, lo que marca el fin del modelo basado en las exportaciones. China ha confirmado seis meses de caída de las exportaciones y ha enterado cinco meses consecutivos de caída en las importaciones de petróleo. La contracción global del comercio, la inversión y el crecimiento empujará los precios a la baja acelerando el pulso deflacionario de la economía mundial. La economia mundial se encuentra muy lejos de la “recuperación” que anticipa Olivier Blanchard. Pero éste será tema de otro post.

Chile - Llamado desde la U. de Chile (Facultad de Filosofía y Humanidades) para acudir en ayuda de los damnificados de Valparaíso

Posted by Correo Semanal on martes, abril 15, 2014
Compañeros y compañeras, 

Como sabrán actualmente los sectores populares y obreros de Valparaíso están viviendo una situación realmente muy compleja por el incendio que consumió (y está consumiendo) enormes partes habitadas de los cerros de la ciudad.

Como sabrán también, se ha desplegado una gran iniciativa en apoyo a los damnificados, y en particular desde Filosofía y Humanidades mañana votaremos paralización de una semana en nuestra facultad (de la Universidad de Chile) para poder volcar todas nuestras fuerzas en apoyo a las familias obreras damnificadas.

Junto con enviar a cuadrillas de compañeros para retirar escombros y otras tareas urgentes, organizaremos un centro de acopio en nuestra facultad.

Mando este mail para invitar a todos a coordinarse con la SECOE; Secretaría de Unidad Obrero estudiantil, para organizar el apoyo obrero y popular desde Santiago y poder enviar apoyo de los distintos sindicatos y dirigentes que componen esta coordinadora centralizandolo en nuestra facultad, donde al rededor de 100 estudiantes estarán esta semana volcados a prestar ayuda.

El centro de acopio estará abierto todos los días en el Ágora de nuestra facultad y estaremos recibiendo todo tipo de aportes. También realizaremos viajes relativamente seguidos mandando todo el material que podamos recopilar, para que nos pongamos como Coordinadora con la gente de Valparaíso.
Cualquier duda pregunten nomás, además les dejo mi número de celular para coordinarnos más efectivamente. 63079943.

Creo que desde la Coordinadora contra los ataques anti-sindicales  tenemos que actuar unificadamente como tal para organizar el apoyo desde Santiago, organizando el acopio de comida, víveres y materiales de manera centralizada. Como SECOE nos ofrecemos para centralizar y organizar todo esto. Nos parece urgente y muy necesario.

Saludos.

Chile - Incendio mortífero en Valparaíso. Una catástrofe no tan «natural»

Posted by Correo Semanal on martes, abril 15, 2014

Les Inrocks

Traducido del francés para Rebelión por Caty R.

Desde el sábado un incendio arrasa Valparaíso, en Chile. Más de 2.500 casas están destruidas, 16 personas han fallecido y se ha evacuado a 10.000 habitantes. Según muchos observadores la causa profunda de esta catástrofe es la desigualdad y la nefasta gestión de la vivienda.
Valparaíso, la ciudad de las casas de colores, se cubrió con un manto gris este domingo por efecto de las cenizas y el humo del incendio que la está arrasando. La ciudad portuaria chilena, declarada patrimonio mundial por la UNESCO en 2004, es víctima de un incendio mortífero que ha costado la vida a 16 personas según las autoridades. Un incendio forestal que se declaró en las afueras de la ciudad el sábado se desplazó debido a las ráfagas de viento hasta alcanzar un barrio pobre de esta ciudad de 300.000 habitantes –el cerro Las Cañas, los cerros Mariposa, el Vergel, Merced, la Cruz y el Litre también están afectados-
«Las autoridades no pensaron en la prevención, ni en la planificación urbana»

Las razones de esta catástrofe son múltiples. Para empezar, la gestión del incendio por parte de la Corporación Nacional Forestal y de los bomberos fue problemática. «El incendio comenzó a primeras horas de la tarde y los bomberos -hay que subrayar que todos son voluntarios- llegaron sólo horas después e, inicialmente, con muy pocos medios, cuando ademas las zonas afectadas no cuentan todas con acceso a agua corriente», cuenta Franck Gaudichaud, investigador especialista en Chile donde reside desde hace varios meses.

Los helicópteros cargados de agua llegaron tarde. La zona de intervención tiene un acceso difícil: «Es una zona casi inaccesible en camión, señala Franck Gaudichaud,y no hay cortafuegos, ya que una parte del hábitat de Valparaíso está constituido por “autoconstrucciones”. Las autoridaes no pensaron en la prevención, ni en la planificación urbana ». La geografía del lugar explica en parte la dificultad: el puerto está situado en una depresión rodeada de colinas sobre las cuales se asientan las viviendas cada vez más precarias a medida que se alejan del centro superturístico.
Además los bomberos chilenos carecen cruelmente de medios. Contactado por correo electrónico, el historiador chileno Sergio Grez explica:
«El cuerpo de bomberos chileno está compuesto únicamente de voluntarios no remunerados. Los recursos suministrados por el Estado y las comunidades son muy insuficientes para hacer frente a todas las necesidades de un país que, debido a su gran concentración urbana, a sus desigualdades sociales, a la pobreza de una gran parte de su población, a su clima y a su geografía, presenta en ciertas zonas condiciones particularmente favorables para la propagación de incendios. Con frecuencia los bomberos se ven obligados a hacer colectas públicas para paliar sus carencias».

«Los afectados son los más pobres»
Más allá de esos problemas coyunturales, existen causas más profundas que explican la dimensión mortífera del incendio. Este tipo de sucesos es repetitivo en Valparaíso: en 2008 y en 2013 dos incendios similares ya dejaron su lote de víctimas. Tras el incendio de 2013, los expertos de la universidad de Valparaíso elaboraron un informe que detallaba 11 focos potenciales particularmente vulnerables a las llamas, del cual podrían haberse servido las autoridades.

Pero según el arquitecto y urbanista chileno Iván Puduje, citado por el diario chileno El Mostrador, «no se hizo nada». El informe señalaba las zonas de riesgo en las que la gente se instalaba en esas casas chapuceras en el límite del suburbio. Según María Elena Wood, una periodista chilena afectada, en un tribuna publicada en El Mostrador, «Sabemos que a pesar de los incendios de 2008 y 2013, que demostraron la vulnerabilidad de las colinas que forman el anfiteatro del gran Valparaíso, no se han tomado las medidas recomendadas por los expertos para evitar una catástrofe».

La pobreza está en el corazón del problema, relativizando la dimensión «natural» de la tragedia. «Los pobres son los más golpeados, que son los que viven más arriba en Valparaíso», explica Franck Gaudichaud, refiriéndose a los suburbios que proliferan en lo alto de las colinas que masifican el puerto. Sergio Grez muestra un retrato de la ciudad que desmiente firmemente el escaparate turístico al que a menudo se reduce al puerto:
«Valparaíso, que siempre ha acogido a una población mayoritariamente pobre, ha visto acentuarse su pobreza en los últimos decenios. Por eso han proliferado las construcciones precarias de materiales ligeros, incluso restos, y construidas en entornos no adaptados al hábitat humano, a los que los servicios básicos (agua, electricidad, recogida de basuras, alumbrado público, asfaltado y accesos) no llegan adecuadamente, sino de forma precaria y desordenada, a iniciativa de los propios habitantes. Todo eso hace que exista un fenómeno de superpoblación, de alojamientos insalubres y una acumulación de grandes cantidades de desechos en las fallas que, en caso de incendio, se convierten en combustibles que incrementan la extensión y las consecuencias de esos siniestros».

Una catástrofe reveladora
Por lo tanto el Estado y la comuna de Valparaíso serían en parte responsables de esta catástrofe, ya que no han regulado la utilización del suelo ni han intentado realojar a las poblaciones precarias. Además, algunos observadores denuncian la mala gestión del dinero público por parte del ayuntamiento de Valparaíso.

«Tanto los alcaldes de derecha como de izquierda que se han sucedido al frente de la comuna de Valparaíso desde hace 24 años tienen su parte de responsabilidad , explica Sergio Grez. Por ejemplo, los ciudadanos se preguntan qué ha sido de los recursos obtenidos de la UNESCO desde la declaración de una gran parte de la ciudad de patrimonio mundial de la humanidad. Aparte del repintado de algunas fachadas y la restauración de un número limitado de edificios no hemos visto un efecto claro de la llegada de esos recursos. El deterioro de la ciudad ha continuado desde ese momento, los incendios se suceden, así como las explosiones de gas, los desprendimiento y las inundaciones mortíferas que destruyen edificios públicos, viviendas y barrios enteros».

A menudo las catástrofes naturales funcionan como reveladores de las desigualdades sociales de un país (el huracán Katrina en Estados Unidos en 2005, el seísmo de Aquila en Italia en 2009…) Chile no escapa de esa regla. «Este tipo de catástrofes “naturales” pone en evidencia las violencias del modelo neoliberal y sus desigualdades, comenta Franck Gaudichaud. En el norte de Chile (epicentro del terremoto del pasado 1 de abril), también fueron las zonas más pobres las que sufrieron y las que todavía están en parte marginadas de las ayudas públicas».

Fuente: 
"Incendio mortí­fero en Valparaíso. Una catástrofe no tan 'natural'", 

por Mathieu Dejean, publicado en la página web francesa Lesinrocks, 14.04.2014: 


http://rebelion.org/noticia.php?id=183391

Chile - Efectos letales del incendio que afecta a Valparaíso

Posted by Correo Semanal on lunes, abril 14, 2014
Del Facebook de Luis Morgenstern Korenblit 


Me gusta ·  · 
El incendio ha afectado a los lugares donde vive la gente más pobre de Valparaíso,según el urbanista Iván Poduje: “La única razón que se me ocurre es negligencia de las autoridades”, “La única razón que se me ocurre es negligencia de las autoridades, indolencia también de muchas de ellas, particularmente del municipio que ha autorizado un conjunto de viviendas, o que ha regularizado un conjunto de viviendas en zonas de riesgo”. Agregó que en los cerros de Valparaíso existen campamentos donde hay viviendas que nunca han sido regularizadas o que lo han sido, pero en zonas de riesgo y donde no se ha construido la infraestructura necesaria.
Me gusta ·  · 
  • Vivian Oxman Urzua esto es como llorar sobre la leche derramada,el incendio es ahora ,que hacemos para ayudar
  • Luis Morgenstern Korenblit No se trata de eso, yo quise hacer notar que como siempre las catastrofes afectan a los más desposeídos de nuestro pueblo por la imprevisión de las autridades ( En este caso Municipales), la ayuda va aprovenir de privados y del Estado, pero la solución real es la eliminación de la pobreza, Valparaíso tiene zonas extremas de pobreza, tenemos que tener autoridades que ni improvisen y solucionen los problemas de la gente.

Visita Nuestra Revista

Visita Nuestra Revista
Hacer click en imagen

Visita nuestra Sección Juventud y Lucha

Visita nuestra Sección Juventud y Lucha
Hacer click en imagen

Visita nuestra sección Atake Verde

Visita nuestra sección Atake Verde
Hacer click en imagen para visitar

Blog de Estudiantes de Postgrado U. de Chile

Blog de Estudiantes de Postgrado U. de Chile
Hacer click en imagen

Visita nuestra Biblioteca Marxista

Visita nuestra Biblioteca Marxista
Hacer click en imagen

Economía Mundial: Análisis y Comentarios

Economía Mundial: Análisis y Comentarios
Hacer click en imagen para leer

Somos integrantes del CIT

Somos integrantes del CIT
Hacer click en imagen para conocernos

Visítanos y únete a nosotros en Facebook

Visítanos y únete a nosotros en Facebook
Hacer click en imagen