Chile - La nueva clase política ABC1

Posted by Correo Semanal on lunes, enero 26, 2015
EL MOSTRADOR.  COLUMNAS
26 de enero de 2015
La nueva clase política ABC1

Periodista, diplomático y escritor

Gato gordo no caza ratones, Tri Vih Ling
Si el caso Penta reposicionó el viejísimo viejo tema de la relación entre el dinero espurio y los representantes políticos, ahora hay que ir un poquito más lejos: a la relación entre dichos representantes y el dinero limpio.
Pocos han reparado en que, a mayor cuantía de la dieta legal de los políticos, mayor tentación para ingresar al “mundo del dinero”, “hacer trabajar el dinero” y convertir en inversiones subrepticias hasta sus asignaciones colaterales (que antes se llamaban “pitutos”). Todo esto con los contribuyentes como sector trasquilado y el Estado como financista impersonal.
Sucede que en ese rubro ya hemos llegado al desarrollo pleno. Nuestros representantes están entre los mejor remunerados del mundo y el costo de nuestro servicio político incluso supera el de grandes potencias industriales. En esa línea vanguardista, la dieta parlamentaria y sus colgajos son una de las más rentables expectativas de bienestar global –económico, de estatus y de poder– a que pueden aspirar los hijos, cónyuges y otros parientes de los políticos.
Está surgiendo un nuevo y ominoso clivaje social: políticos profesionales contra todos los demás. Es una dicotomía asimétrica, donde los políticos ya no son convincentes como representantes, ni en las derechas ni en las izquierdas. Por eso hay financistas que invierten en ellos, como quien hace negocios “en verde”, para convertirlos en operadores.
Recurriendo a la jerga sociológica, en Chile estaría cristalizando una estructura social denominada “clase política ABC1”, especializada en la representación de terceros, con diversidad de motivaciones ideológicas, homogeneidad  de intereses propios y aversión a la alternancia. Ahora, como dicho así resulta complicado, digámoslo de manera más simple: nuestros representantes políticos, gracias a sus altos ingresos, hoy pueden disputar respecto al bienestar de los otros, pero estarán siempre de acuerdo sobre el bienestar propio.
 LA BRECHA
Inevitablemente, el fenómeno está configurando un distanciamiento creciente, material y moral, entre elegidos y electores. Mientras estos perciben que sus votos sólo sirven para producir “gente pudiente”, aquellos se zambullen en una complicidad ecuménica: todos para uno en la defensa de la “desigualdad con ventaja”. Lo curioso es que las pocas excepciones conocidas apuntan a un reconocimiento tácito de la brecha. La diputada Karol Cariola, por ejemplo, ha dicho que, según pauta comunista tradicional, cede casi la mitad de sus ingresos a su partido. De paso, tal privación no le impide lucir estupendo.
 Expresiones de ese apego a la dieta de la abundancia son el silencio soslayante, la descalificación sin fundamentos, el “empate chilensis” y la defensa corporativa. De hecho, no se sabe de algún representante que haya atinado a prever, para evitarlo, que el reajuste general de remuneraciones de este año los beneficiara en proporción desmesurada. Otro caso: el año pasado la bancada estudiantil presentó un proyecto para reducir la distancia entre el salario mínimo y el de los parlamentarios –40 veces mayor–, pero el rechazo fue casi unánime. Las razones, digámoslo sin ambages, fueron pueriles. Según uno de los rechazantes, “la vida es así”, y “algunos llegan raspando a fin de mes”.
Desde esa brecha está surgiendo un nuevo y ominoso clivaje social: políticos profesionales contra todos los demás. Es una dicotomía asimétrica, donde los políticos ya no son convincentes como representantes, ni en las derechas ni en las izquierdas. Por eso hay financistas que invierten en ellos, como quien hace negocios “en verde”, para convertirlos en operadores. Por eso, los financiados mienten o se hacen los zonzos con perfecta cara de palo. También puede sospecharse que, en los sectores más deprimidos, esta situación potencia la “indignación de la calle”, la simpatía por los “outsiders” y hasta la resignación ante los desmanes de “los encapuchados”. 
 DIFÍCIL CREDIBILIDAD
 Las encuestas reflejan lo dicho como desconfianza en todas las instituciones políticas. Sin excepción. Ni falta hace agregar que tal sentimiento implica una amenaza al sistema político de partidos y a la democracia misma, tanto o más grave que la del viejo clivaje civil-militar. Parece claro que no fue esa la idea de la transición, ni en las derechas ilustradas ni en las izquierdas doctrinarias. Ni en los electores pragmáticos ni en los románticos.
 La solución, entonces, no es técnica. Puede que ayude eliminar el binominal, redimensionar los distritajes y fusionar algunos partidos. Sin embargo, el tema no se reduce a una mejor representatividad aritmética y, menos, si se parte por asegurar un aumento del número de representantes.
Ese conjunto de instrumentos sólo arrojará dividendos macropolíticos si se tiene claro que la exigencia principal es mucho más urgente y fácil de decir: recuperar la austeridad olvidada para volver a ser creíbles.

Pero la dificultad para hacerlo es grande. Supone políticos capaces de entender la esencia de su relación con el dinero, para luego ponerle ese cascabel al gato.

Capitalismo - Los límites del keynesianismo

Posted by Correo Semanal on lunes, enero 26, 2015


Michel Husson  
A l´encontre-La Breche
Traducción de Viento Sur

El estancamiento europeo parece dar la razón a los "análisis keynesianos". Su leitmotiv consiste en decir: la austeridad genera recesión y deuda, por lo tanto es una política absurda. Sería mejor relanzar la actividad económica mediante políticas monetarias y presupuestarias más dinámicas e incrementar los salarios y/o la inversión pública. Esta forma de presentarlo es un poco simple, pero constituye un resumen provisional del núcleo duro del discurso que, para entendernos, llamaremos "keynesiano".
La crítica que se puede hacer a este discurso se basa en la siguiente dialéctica: 1. Las propuestas "keynesianas" son correctas en parte; 2. Pero hacen abstracción de la lógica interna del capitalismo y, por lo tanto, 3. Conducen a alternativas incoherentes, porque incompletas.


http://www.vientosur.info/IMG/pdf/Los_limites_del_Keynesianismo.pdf

Grecia - Alexis Tsipras, líder de Syriza escribió sobre la deuda y las propuestas económicas.

Posted by Correo Semanal on domingo, enero 25, 2015
Texto publicado en la edición chilena de Le Monde Diplomatique marzo de 2013

Alexis Tsipras, líder de la Izquierda Radical griega (Syriza) escribió en Le Monde Diplomatique sobre la deuda y las propuestas económicas.


El 27 de febrero de 1953 la República Federal de Alemania se hunde bajo el peso de las deudas y amenaza con arrastrar a todos los países europeos en la tormenta. Preocupados por su propia salvación, sus acreedores –entre ellos, Grecia– toman nota de un fenómeno que sólo ha sorprendido a los liberales: la política de “devaluación interna”, es decir, la reducción de salarios, no garantiza el pago de las sumas adeudadas, sino más bien lo contrario.
Reunidos en Londres en una cumbre extraordinaria, veintiún países deciden reconsiderar sus exigencias teniendo en cuenta las capacidades reales de su aliado para hacer frente a sus obligaciones. Reducen la deuda nominal acumulada por la República Federal en un 60%, le conceden una prórroga de cinco años (1953-1958) y un plazo de treinta años para pagar. También establecen una “cláusula de desarrollo” que autoriza al país a no dedicar al pago de la deuda más de una veinteava parte de sus ingresos de exportación. Así, Europa acaba de hacer lo contrario del Tratado de Versalles (1919), colocando los cimientos del desarrollo de la Alemania Occidental de posguerra.
Es precisamente lo mismo que propone hoy la Coalición de la Izquierda Radical griega (Syriza): proceder a contrapelo de los pequeños tratados de Versalles que imponen hoy la canciller alemana Angela Merkel y su ministro de Finanzas, Wolfgang Schäuble, a los países europeos endeudados e inspirarnos en uno de los mayores momentos de clarividencia que haya conocido la Europa de posguerra.
Los diferentes programas de “salvataje” de los países de Europa del Sur fracasaron, cavando pozos sin fondo e invitando a los contribuyentes a que traten de volver a llenarlos. Arribar a una solución global, colectiva y definitiva al problema de la deuda nunca fue tan urgente. Y no se entiende cómo un objetivo así pueda ser eclipsado para garantizar la reelección de la canciller alemana.
En tales condiciones, la idea que propone Syriza de una conferencia europea sobre la deuda, basada en el modelo de la Conferencia de Londres sobre la deuda alemana en 1953, representa, desde nuestro punto de vista, la única solución realista y benéfica para todos: una respuesta global a la crisis crediticia y al comprobado fracaso de las políticas desarrolladas en Europa.
Lo que pedimos para Grecia, entonces, es lo siguiente: la reducción significativa del valor nominal de su deuda pública acumulada; la prórroga para el pago de la deuda, a fin de que las sumas conservadas sean afectadas a la recuperación de la economía; el establecimiento de una “cláusula de desarrollo”, de modo que el pago de la deuda no ahorque la recuperación económica, y la recapitalización de los bancos, sin que los montos en cuestión sean contabilizados como deuda pública del país.
Estas medidas deberán apoyarse en reformas que apunten a una distribución más justa de las riquezas. En efecto, terminar con la crisis implica romper con el pasado que permitió generarla: trabajar para la justicia social, la igualdad de derechos, la transparencia política y fiscal, en suma, para la democracia. Un proyecto de tales características sólo podrá ser implementado por un partido independiente de la oligarquía financiera, ese puñado de empresarios que tomaron al Estado como rehén, de corsarios solidarios entre sí y exentos de impuestos, de dueños de la prensa y de banqueros entrometidos (y en quiebra), sobre quienes pesa la responsabilidad de la crisis y se esfuerzan por mantener el statu quo. El informe anual de 2012 de Transparency International así lo esclarece cuando designa a Grecia como el país más corrupto de Europa.
Esta propuesta constituye la única solución, a menos que nos contentemos con el aumento exponencial de la deuda pública en Europa, donde ya supera, en promedio, el 90% del Producto Interno Bruto (PIB). Lo que nos hace optimistas es que nuestro proyecto no puede ser rechazado, pues la crisis ya está corroyendo el núcleo duro de la Zona Euro. La única consecuencia de su postergación es acrecentar el costo económico y social de la situación actual, no solamente para Grecia, sino también para Alemania y el resto de los países que adoptaron la moneda única.
Durante doce años, la Zona Euro –inspirada en dogmas liberales– funcionó como una simple unión monetaria, sin equivalente político y social. Los déficits comerciales de los países del Sur eran la imagen invertida de los excedentes registrados en el Norte. Además, la moneda única sirvió a Alemania, al “enfriar” su economía luego de la costosa reunificación de 1990.
Pero la crisis de la deuda desestabilizó este equilibrio. Berlín reaccionó exportando sus recetas de austeridad, lo cual agravó la polarización social en los Estados del Sur y las tensiones económicas del centro de la Zona Euro. Ahora aparece un eje Norte-acreedores/Sur-deudores, nueva división del trabajo orquestada por los países más ricos. El Sur se especializará en los productos y servicios con fuerte demanda de mano de obra con sueldos básicos; el Norte, en una carrera por la calidad y la innovación, con –para algunos– salarios más elevados.
La propuesta de Hans Peter Keitel, presidente de la Federación Alemana de la Industria, en una entrevista en el sitio de Internet de Spiegel, que apunta a transformar a Grecia en “zona económica especial” (1), revela el verdadero objetivo del memorándum (2). Las medidas previstas por ese texto, cuyo alcance se extiende al menos hasta 2020, terminan en un estrepitoso fracaso, que ahora reconoce el Fondo Monetario Internacional (FMI). Pero, para sus autores, el acuerdo tiene la ventaja de imponer una tutela económica a Grecia, colocándola en la categoría de colonia financiera de la Zona Euro.
Así pues, su anulación constituye el paso previo a cualquier salida de crisis: lo mortal es el remedio, no la dosis, como sugieren algunos.
También habrá que preguntarse por las otras causas de la crisis financiera en Grecia. Las que llevan al despilfarro del dinero público no han cambiado: por ejemplo, el costo por kilómetro de rutas construido más alto de Europa, o la privatización de las autopistas disfrazada de “prepago” de nuevos ramales... cuya construcción ha sido interrumpida. La profundización de las desigualdades no puede ser reducida a un efecto secundario de la crisis financiera. El sistema fiscal griego refleja la relación clientelista que une a las élites del país. Como un colador, está acribillado de exenciones y favores ilícitos hechos a medida para la corporación oligárquica. El pacto informal que, desde la dictadura, une al empresariado y a la hidra de dos cabezas del bipartidismo –Nueva Democracia y Movimiento Socialista Panhelénico (Pasok)– sella su sostenimiento. Es una de las razones por las que hoy el Estado renuncia a obtener los recursos que necesita mediante impuestos y prefiere reducir continuamente los sueldos y pensiones.
Pero el establishment –que sobrevivió por poco a las elecciones del 17 de junio (3), sembrando el miedo respecto de una eventual salida de Grecia de la Zona Euro– vive gracias a la asistencia respiratoria de un segundo pulmón artificial: la corrupción. La difícil tarea de quebrar la connivencia entre medios políticos y económicos –una cuestión que no concierne sólo a Grecia– constituirá una de las prioridades de un gobierno popular conducido por Syriza.
Reclamamos, por ende, una prórroga del pago de la deuda para cambiar a Grecia. Sin ello, todo nuevo intento de saneamiento financiero nos convertirá en Sísifos condenados al fracaso. Con la diferencia de que, esta vez, la tragedia ya no concierne sólo a la antigua ciudad de Corinto, sino a toda Europa.

NOTAS:
1. “BDI-Chef will Griechenland zur Sonderwirtschaftszone machen”, Der Spiegel Online, 10-09-12, www.spiegel.de.
2. N. de la R.: Acuerdo firmado en mayo de 2010, que impone la austeridad a Atenas, a cambio de su “salvataje” financiero.
3. N. de la R.: Con el 29,66% de los votos, el partido Nueva Democracia (derecha) se vio obligado a formar una coalición con el Pasok (12,28% de los votos) y la Izquierda Democrática (6,26%). Syriza, que quedó segundo, registró un resultado del 26,89% (diez puntos más que en la elección legislativa de mayo de 2012), y el partido de extrema derecha, Amanecer Dorado, un 6,92% (un retroceso del 0,8% respecto de mayo de 2012).

Texto publicado en la edición chilena de Le Monde Diplomatique marzo de 2013

El desafío de la izquierda griega

Posted by Correo Semanal on domingo, enero 25, 2015

Le Monde Diplomatique Junio de 2013

El desafío de la izquierda griega
Tomar el poder sin perder el alma


por  Baptiste Dericquebourg
En julio de 2013, Syriza tiene su primer congreso como partido unificado. Propulsado por las elecciones legislativas de mayo y junio de 2012 al rango de corifeo de la oposición de izquierda a la política de la “troika”, la coalición de la izquierda radical goza de una posición única en Europa. Con ella, una fuerza política progresista se encuentra a las puertas del poder. Pero este desarrollo ambiguo, al mismo tiempo victoria y derrota frente a los conservadores de la Nueva Democracia, la enfrenta también a los problemas de la expansión de su base electoral y militante, y de la búsqueda de alianzas. Problemas tanto más urgentes puesto que, para la dirección del Syriza, el gobierno tripartito surgido de las urnas en junio de 2012 no iba a sostenerse más que algunos meses y, por lo tanto, ya tendrían que haber tenido lugar unas nuevas elecciones.
A partir del día siguiente de las legislativas, el jefe del grupo parlamentario Syriza, Alexis Tsipras, desencadenaba una polémica al declarar: “En estos tiempos de crisis, tanto la resistencia como la solidaridad son necesarias, pero la solidaridad es más importante”. Era el punto de partida de la línea “solidaridad” decretada por la dirección, que consiste en desarrollar acciones por todos lados para que ningún ciudadano se vea privado de alimentos, medicamentos, techo, etcétera. Principal partido miembro de la coalición, el Synaspismos orientó en particular los esfuerzos de sus seguidores hacia la formación de bancos solidarios de medicamentos.
Los objetivos de esta nueva estrategia eran múltiples. Por un lado, conquistar la ola de nuevos seguidores. Con un promedio de edad relativamente elevado (sobre todo en el seno del Synaspismos), sin una implantación fuerte entre los obreros y los agricultores, sin relevo sindical, el Syriza no tenía en efecto una verdadera tradición militante. Al contrario, el Partido Comunista (Kommounistiko Komma Elladas, KKE) controla uno de los tres principales sindicatos, el Frente Militante de Todos los Trabajadores (Panergatiko Agonistiko Metopo, PAME), y el Movimiento Socialista Panhelénico (Pasok) utiliza las otras centrales para fines clientelistas. “Hasta la primavera pasada, el Syriza no había realizado ninguna acción concreta –recuerda una militante–. Ahora bien, son dos cosas totalmente distintas querer hacer algo y saber cómo llevarlo a cabo”. Intentando así rivalizar con las iniciativas por demás mediáticas del partido neonazi Amanecer Dorado, que en ese momento organizaba ollas populares “para los griegos” y donaciones de “sangre griega”, y aferrándose a las numerosas acciones espontáneas de solidaridad, la coalición esperaba establecer contacto con aquellos a los que la crisis había alejado de la política.
Pero colocar a la solidaridad por delante de la conflictividad vuelve a desplegar la imagen de un partido como “remedio para la crisis”, lejos del perfil radical que busca distinguir al Syriza del viejo electorado del Pasok, ahora marginado. Con la esperanza de conseguir una mayoría parlamentaria, el partido reflexiona acerca de las maneras de conquistar a las clases medias que aparecieron después del final de la dictadura de los coroneles, en 1974.
Necesariamente esquemático, el retrato robot de un miembro de este electorado se caracterizaba por los siguientes rasgos: más bien conservador, relativamente entrado en años, propietario de un bien inmueble comprado a crédito, de profesión ligada al turismo, a la construcción inmobiliaria o a la función pública y violentamente desestabilizado por la crisis actual, pero de todos modos muy apegado a la pertenencia de Grecia a la Unión Europea.
Frente a los discursos de los “dos extremos”, retomados una y otra vez por los medios, referidos al Amanecer Dorado y al Syriza, la Coalición sintió entonces ánimos de tranquilizar. Tsipras apoya públicamente todos los movimientos huelguistas, pero adopta un tono mesurado frente a las acciones que considera “radicales”, y toma distancia ante las que inspiran a los partidos de extrema izquierda y a los grupos anarquistas. Así, luego de la intervención de desalojo de la Villa Amalia, una casa ocupada ateniense, en diciembre y enero pasados, se abstuvo de condenar el accionar de la policía.
El Syriza quiere mantener la posibilidad de una alianza con la centroizquierda, e incluso más allá. Por el momento, ningún sondeo le da la esperanza de llegar solo al poder; por lo que se trata de encontrar aliados capaces de volver creíble la idea de una coalición gubernamental. Aunque pretenda juntar a “toda la izquierda”, la organización en realidad está aislada. El KKE rechaza cualquier discusión con los “oportunistas” que aceptan las reglas de la Unión Europea y su moneda única. A su derecha, la Izquierda Democrática (Dimar), un desprendimiento socialdemócrata del Syriza resueltamente favorable a la Unión Europea y al euro, hizo su entrada en un gobierno que ratifica el memorando de la “troika”. En estas condiciones, formar un gobierno no significaría necesariamente tomar el poder. Por el momento, la dirección busca superar la oposición izquierda-derecha por medio de la constitución de un frente anti-memorandos capaz de incorporar, por ejemplo, a los Griegos Independientes, un partido de derecha nacionalista y conservador pero que se opone a los memorandos. Desde marzo pasado, Tsipras asegura que desea un gobierno de unión nacional, con la izquierda y el Syriza como “corazón” del movimiento. Es decir: una mayoría que no excluye a la derecha.
Esta estrategia tiene una fuerte oposición en el seno de la coalición. El ala izquierda criticó desde el primer momento una estrategia “electoralista”; desea al contrario ver emerger un “Syriza de las luchas”, capaz de agrandar su electorado acercando a sus posiciones a los ciudadanos víctimas de la crisis. Por lo que durante estos últimos meses se ha presenciado un doble movimiento: mientras la coalición se transformaba en partido unificado, se cimentaba un “ala izquierda” en desacuerdo con lo que esa misma ala percibe como un giro derechista. Durante las conferencias panhelénicas de la coalición, que, en diciembre de 2012, lanzaban las bases de un partido unificado, una moción disidente que alcanzó el 25% de los votos juntó a la corriente de izquierda del Synaspismos y la DEA, entre otros. Este grupo reivindicaba la formación de un gobierno “únicamente de izquierda”, una posición clara acerca de la anulación de los memorandos y de la deuda, y la consigna “ningún sacrificio en nombre del euro”. La tendencia mayoritaria prefiere decir: “El euro no justifica todos los sacrificios”…
La crisis chipriota y la publicación a cargo del Partido Progresista del Pueblo Trabajador (Anorthotiko Komma Ergazomenou Laou, AKEL), partido hermano del Syriza, de un estudio que propone la salida de la moneda única como respuesta a las medidas de la “troika” exacerbaron las críticas internas contra una posición globalmente favorable al euro. Parece en efecto cada vez menos realista imaginar que Grecia obtenga de Alemania y del Banco Central Europeo (BCE) el permiso para llevar a cabo el plan económico del Syriza en el seno de la eurozona. La tendencia minoritaria no va a bloquear la unificación de la coalición en los próximos meses, pero presiona a la izquierda radical para que precise su programa político y su estrategia.
Va a ser necesario despejar la sospecha del doble discurso. El programa de compromiso inicial, vago en sus términos y en sus objetivos, le dejaba a cada uno de los partidos miembros una relativa libertad de interpretación. Desde la primavera pasada, esta situación dio lugar a las declaraciones más contradictorias y desorientó a una parte del electorado. El 5 de diciembre de 2012, Tsipras afirmó ante la Cámara de Comercio heleno-americana que la anulación de los memorandos era necesaria. Cuatro días más tarde, el diputado de La Canée, miembro del Syriza, explicaba que el objetivo era llegar a una “renegociación de los acuerdos de préstamo y a un cambio de la política económica interior llevada unilateralmente”, sin mayores precisiones (1). Cuando, el 17 de abril, Tsipras evocó una “suspensión” de los memorandos, una polémica inmediata, dentro y fuera de la coalición, lo obligó a disculparse por haber tenido un “lapsus” y a reafirmar su intacta voluntad de “anularlos”.
Las mismas contradicciones aparecen en lo que concierne a la cuestión de la deuda: ¿qué proporción del monto total debería quedar anulado por una conferencia internacional? ¿Cuál sería la suerte reservada a los bancos? El programa mismo (acerca del cual hasta los cuadros del partido confiesan sus imprecisiones, prometiendo sin cesar nuevas propuestas más convincentes) exhibe esta ambigüedad: proclamando una voluntad revolucionaria de dejar atrás al capitalismo, el conjunto de las medidas propuestas tiende más bien hacia una política de recuperación keynesiana, con un apoyo del Estado a los pequeños productores, agricultores o artesanos. Se promete la nacionalización de las empresas de importancia estratégica, pero no se excluyen nuevas privatizaciones. En cuanto a los objetivos ecológicos, todavía se encuentran en el estadio de principios generales: es cierto que promover una caída del crecimiento en un país en plena recesión sería todo un desafío.
Finalmente, Tsipras desplegó a lo largo de estos últimos meses una intensa actividad para dar a conocer y hacer reconocer a su partido como un interlocutor serio en el extranjero. Si algunos de sus viajes, como el de Argentina, por ejemplo, fueron percibidos como señales a favor de una anulación de la deuda, el que lo llevó a Estados Unidos y la entrevista con el ministro de Economía alemán, Wolfgang Schäuble, resultaron más inquietantes.
Es por eso que al Syriza se lo ataca por estar al mismo tiempo demasiado a la izquierda y demasiado a la derecha. La coalición radical debe enfrentar constantemente el temor de sus electores –y sobre todo de la juventud urbana que lo plebiscitó la primavera pasada– de verlo transformarse en un nuevo Pasok: los socialistas habían llegado al poder en 1981 con un programa radical del que no llevaron a cabo prácticamente nada. Víctimas de la crisis, algunos jóvenes, hostiles al Pasok “de sus padres”, parecen decepcionados por la actitud reservada del Syriza durante las luchas de estos últimos meses.
La historia reciente de la coalición muestra dos de las principales dificultades que debe enfrentar la izquierda cuando se acerca al poder. La primera: ¿cómo sostener una política resueltamente de izquierda en un contexto en el que la soberanía nacional está limitada? El problema de una reconquista de la soberanía nacional concierne desde luego a las relaciones con la Unión Europea y con el BCE, los muy limitados medios de los que dispone un gobierno de la zona euro para enfrentar las deslocalizaciones o un derrumbe de su sistema bancario (2). Al pronunciarse por su permanencia dentro de la zona euro, ante lo grandes que aparentan ser las pruebas que debería superar tanto en el caso de una salida forzada como en el de una salida voluntaria, el Syriza está obligado a encontrar cuadros que hagan que sus socios y sus adversarios acepten sus políticas, como la tan deseada conferencia internacional acerca de la deuda de los países del sur de Europa.
Segundo desafío: el de las movilizaciones populares, que justamente podrían servir de base para la reconquista de la soberanía nacional. Los cambios políticos en América Latina se apoyaron en una intensa movilización de sus habitantes. ¿La estrategia actual del Syriza se apoyará en un sostén de ese tipo en el caso de una victoria electoral?

Notas:
1. Le Journal des rédacteurs, Atenas, 9-12-2012.
2. Como podría haber sido el caso en diciembre de 2012, cuando en unos pocos días más de 17.000 millones de euros fueron transferidos a bancos extranjeros.
RECUADRO Syriza en cifras
Partidos de la vieja coalición: Synaspismos, heredero del Partido Comunista griego del interior (eurocomunista); Izquierda Obrera Internacionalista (Diethistiki Ergatiki Aristera, DEA, trotskista); y la Organización Comunista de Grecia (Kommounistikí Orgánosi Elládas, KOE, maoísta); así como también algunas otras formaciones de menor amplitud.
Cantidad de miembros declarada: 30.000.
Resultados en las elecciones legislativas de 2012:
-  mayo de 2012: 16,78%
-  junio de 2012: 26,89%

*Profesor de letras clásicas en Atenas.
Traducción: Aldo Giacometti
Texto publicado en la edición impresa del mes de JUNIO 2013
a la venta en quioscos, librerías
y en la librería de Le Monde Diplomatique
San Antonio 434, local 14, Santiago
Teléfono: 664 20 50
E-mail: edicion.chile@lemondediplomatique.cl

Chile - El caso PENTA y el proyecto de ley del gobierno que aumenta a 20 años de prisión el robo de cajeros automáticos

Posted by Correo Semanal on domingo, enero 25, 2015
Esteban Silva, Presidente del Movimiento del Socialismo Allendista, y el abogado Roberto Avila, ofrecieron un punto  de prensa para referirse al caso PENTA y al proyecto de Ley del Gobierno que aumenta a 20 años de prisión efectiva el robo de cajeros automáticos.

Silva señaló: "Lo que queda claro es que robar desde los bancos a los ciudadanos y al fisco se mantendrá con penas ínfimas que no involucran cárcel, a pesar de la enorme peligrosidad social que ello involucra".

"El caso PENTA, que lleva varios meses de investigación, y con la confesión incluso de algunos involucrados, no les ha significado ni un solo día de prisión a los controladores del grupo y a los parlamentarios de la UDI. Esta organización se nos muestra como una franquicia en política del grupo PENTA, el parlamento ha quedado denigrado al punto de una simple corporación de operadores políticos de los bancos e instituciones financieras. Si tuvieran un mínimo de moral deberían renunciar a sus cargos y no seguir legislando, cuando han sido sorprendidos flagrantemente robándole al erario nacional y a los pequeños accionistas."

Por su parte, el abogado Roberto Avila declaró: " El proyecto de Ley que aumenta a 20 años de prisión efectiva el robo de cajeros automáticos es profundamente erróneo, pues olvida principios muy sabios del derecho penal y la criminología, y sólo se entiende como un afán del Gobierno por congraciarse con los Bancos. Se rompe el principio de la proporcionalidad y equivalencia de las penas, robar un cajero no puede tener la misma pena que el parricidio, es decir, matar a un padre o a un hijo. Esto sólo hará más peligroso a los delincuentes que perseveren en el robo a cajeros. El gran problema de seguridad hoy son la enorme cantidad de pequeños delitos que afectan a miles de ciudadanos, y que quedan sin sanción en virtud de la abusiva aplicación del principio de oportunidad por parte del Ministerio público, y que ha dado lugar a los llamados arrestos ciudadanos".

El abogado concluyó: "Durante la dictadura la doctrina de seguridad nacional ponía el resguardo del Estado por sobre los derechos de los ciudadanos, durante el gobierno de Patricio Aylwin se construyó la sabida doctrina de la seguridad pública entendida como el conjunto de condiciones que hacen posible que los ciudadanos ejerzan sus derechos. Hoy en día se nos dice que las mujeres no deben portar joyas en lugares determinados, que hay que comprar seguros para las casas, y que no es bueno ir a ciertos lugares, esto es el abandono de los derechos ciudadanos como deber de Estado. Hoy al gobierno solo le ocupa como se aprecia, la seguridad de los Bancos, es lo mismo con otras palabras que señaló un personaje nefasto de nuestra historia: "Hay que cuidarle la platita a los ricos".



Prensa Allendista

SYRIZA: VENCIO LA ESPERANZA EN GRECIA

Posted by Correo Semanal on domingo, enero 25, 2015

El histórico triunfo de Syriza liderado por Alexis Tsipras a la cabeza de las luchas y movilizaciones del pueblo griego contra las políticas de austeridad, ajuste flexibilización generadores de deuda sobre las espaldas de las mayorías y de los trabajadores, de desigualdad, pobreza y desempleo impulsados por los gobiernos griegos de turno por imposición de la Europa  conservadora  y neoliberal de los banqueros y de la canciller Merkel  han experimentado una gran y contundente derrota democrática y popular en Grecia.
El triunfo en Grecia es solamente el inicio del cambio que se viene por el Sur de Europa. Pronto veremos como también llega a España con el triunfo de PODEMOS con el  liderazgo de Pablo Iglesias.
Como bien ha señalado Alexis Tisipras :”La derrota de los patrocinadores políticos de la austeridad, la inseguridad y el miedo, de la corrupción y los escándalos comienza en nuestros países. Nuestros pueblos tienen el futuro en sus manos para abrir la puerta del mañana a gobernantes incorruptibles. Una nueva forma de hacer política para recobrar el futuro que nos han negado durante esta crisis. Por esta razón, la victoria del pueblo griego y de Syriza es el mensaje de un camino nuevo y prometedor para España. El sur sigue adelante, para cambiar Europa”.
El triunfo de la izquierda socialista anticapitalista en Grecia articulada en Syriza es también el triunfo de las fuerzas de izquierda anticapitalistas de Europa que emergen con fuerza y alternativa popular y ciudadana como respuesta a las políticas neoliberales dominantes en la Europa. Es también  la irrupción de fuerzas socialistas y anticapitalistas de nuevo tipo y la constancia de los partidos de izquierda europeos  frente a  la banca rota y derechización estructural de los partidos socialdemócratas y pseudo socialistas como el PASOK y sus aliados europeos y latinoamericanos agrupados en la mal llamada Internacional Socialista. Syriza se consolida como una fuerza  alternativa de izquierda social y popular de impronta socialista anticapitalista e internacionalista amplia, también, frente a los debilitados y sectarios partidos de  vertiente comunista como el KKE Griego.
Para las y los Socialistas de izquierda, el Movimiento del Socialismo Allendista y fuerzas de izquierda alternativas que buscamos construir una democracia participativa y directa como base para una transformación económica, social, cultural y soberana alternativa al capitalismo, el triunfo de SYRIZA representa una enorme  esperanza y ejemplo de lucha y perseverancia.
La esperanza ha triunfado en Grecia. El pueblo griego iniciara con Tisipras y Syriza  el difícil camino de recuperar sus derechos sociales conculcados, su  independencia económica y  política para construir una democracia social y una economía solidaria.
Como Allendistas  deseamos de todo corazón que este triunfo contagie se extienda y pueda insurgir  por todos los pueblos de Europa y fortalezca a los que luchan por otro mundo posible con la solidaridad internacionalista, la confluencia y  cooperación conjunta de las fuerzas socialistas con una clara definición y práctica anticapitalista, antiimperialista, anticolonialistas y al conjunto de las  fuerzas de izquierda sociales y políticas que desde nuestra América y el sur luchamos por el socialismo del  Siglo XXI.

Esteban Silva Cuadra
Presidente del Movimiento del Socialismo Allendista

Santiago de chile, 25 de enero de 2015

Grecia - La perspectiva de una victoria de Syriza eleva las esperanzas de los trabajadores

Posted by Correo Semanal on domingo, enero 25, 2015

24/01/2015

Es vital la intervención de la clase trabajadora para luchar por políticas socialistas
El 19 de enero, 6 días antes de las elecciones generales en Grecia, socialistworld.net (web en inglés del CIT), entrevistó a Andros Payiatsos, de Xekinima (CIT en Grecia).


En nuestra última entrevista nos hablaste de la campaña del miedo con la que el sistema está intentando que la gente no vote a Syriza. ¿Cómo se ha desarrollado?

El circo de la clase dirigente y sus representantes políticos se ha desmoronado. Comenzaron una gran campaña de miedo pero estaba claro que no tendría ningún efecto significativo y que Syriza sería el siguiente gobierno. La pregunta ahora es, ¿será un gobierno en minoría o con mayoría absoluta? Aunque la clase dirigente todavía intentar mantener esta campaña de miedo, es muy débil e inefectiva. Ahora han vuelto su atención a la “domesticación” de Syriza, para asegurar que gobierne dentro de los límites impuestos.

¿Actualmente cuál parece el resultado más probable de estas elecciones?

Es general e internacionalmente aceptado que Syriza ganará. En la última semana hubo un pequeño incremento de Syriza en las encuestas de opinión, de alrededor de 1%. En realidad esto es una estabilización del liderazgo de Syriza. Incluyendo la abstención, el apoyo a Syriza está alrededor del 25-27%, y descontando esta se alza hasta el 30-33%, que está cerca, pero no es suficiente, para un gobierno con mayoría absoluta.

¿Cuáles son las alternativas a un gobierno en mayoría de Syriza?

El liderazgo de Syriza ve al partido de los “Griegos Independientes” como su socio de gobierno más viable. Este es escisión “patriótica” y populista de Nueva Democracia (el mayor partido capitalista de derechas). Este partido se opuso al memorándum y a la troika desde el principio.
La mayoría de la izquierda no quiere cooperar con Syriza. El Partido Comunista (KKE) rechaza incluso la posibilidad de votar en el parlamento a favor de un gobierno de Syriza debido a su desastrosa posición sectaria.
Si los “Independientes Griegos” tampoco tienen suficientes escaños, Syriza se vería forzada a colaborar con partidos que son considerados “partidos de la troika” (aquellos que han aceptado e implementado o apoyado en general las políticas de austeridad infligidas a Grecia por el Fondo Monetario Internacional, la Unión Europea y el Banco Central Europeo, como “To Potami” (“El Río”) o el nuevo partido del anterior primer ministro George Papandréu, “Movimiento Socialdemócrata”.

¿Cuál es la respuesta de la clase dirigente a la posibilidad cada vez más cercana de una victoria de Syriza?

Ahora se están concentrando en asegurarse de que un gobierno de Syriza sea tan estable y tan efectivo para ellos como sea posible. Una gran proporción de los portavoces capitalistas en Grecia e internacionalmente dicen que “es tiempo de negociar” y que “debemos ser flexibles”, etc. Esto es un intento de incorporar a Syriza dentro del sistema y ponerle freno a los peligros que Syriza podría representar para sus intereses en cuanto a la liberación de poderosos movimientos de masas y políticas que vayan contra las medidas de austeridad.
Pero es importante saber que esto no es uniforme. Por ejemplo, la clase dirigente alemana y los países de su entorno todavía tienen una posición muy dura contra cualquier negociación seria. Sin duda, estarán dispuestos a hacer algunas concesiones en negociaciones con un gobierno de Syriza, pero de un carácter muy limitado.

¿Cómo está respondiendo Syriza a esta presión?

El liderazgo está contestando justo como le gustaría a la clase dirigente. Todo su programa se ha quedado completamente desdibujado, e incluso algunas de las reformas que habían sido consideradas muy básicas están ahora en cuestión.
Por ejemplo, al líder de Syriza, Tsipras, le preguntaron recientemente en una entrevista sobre la gran lucha de la gente de Hakidiki contra las minas de oro. No contestó con una posición clara pero dijo que “se cumplirá la ley” y “se estudiarán detenidamente los contratos”. ¿Qué significa esto?
En cuanto al salario mínimo, que ha sido uno de los puntos más importantes en el programa de Syriza, ahora no está claro cuando se va a conseguir y se está hablando de una implementación gradual. Sobre las privatizaciones y los despidos de miles de trabajadores del sector público dicen que “estudiaremos su legalidad”.
Debido a esto, hay muy poco entusiasmo real hacia Syriza en la sociedad griega. Pero también está el sentimiento de que no hay otra opción, tenemos que votar por Syriza y darle un gobierno en mayoría si es posible. También de que si solamente hicieran una décima parte de lo prometido, las cosas serían mejor que hoy.

¿Cómo ha participado Xekinima en las elecciones y por qué?

Apoyamos el voto a Syriza y hemos lanzado una gran campaña. Producimos una tirada de 150.000 boletines y una edición especial de nuestro periódico que se agotaron rápidamente, lo que es impresionante considerando que la campaña electoral es de solamente 11 días.
Como parte de la “Iniciativa de los 1000” (una coalición de grupos de izquierda unidos alrededor de un programa anticapitalista radical), hemos discutido con Syriza la posibilidad de presentar candidatos a su lista. Desafortunadamente, no lo hemos conseguido. La dirección de Syriza quería una alianza con otras fuerzas de izquierda, pero de un carácter meramente simbólico, en el cual estas fuerzas no tendrían ninguna posibilidad real de ser electos. Nos descartaron para presentar candidatos en zonas en las que podríamos tener una campaña muy fuerte y efectiva. Nosotros dijimos que si va a haber colaboración con otras fuerzas de la izquierda, Syriza tiene que dar a estas fuerzas el potencial de obtener un buen resultado, ya que no tiene sentido retirarles de sus plazas fuertes y dejarles participar solamente donde tienen pocas o ninguna posibilidad de ser elegidos. Además, había un tiempo muy limitado para hacer campaña. En base a esto tanto Xekinima como otros compañeros en la “Iniciativa de los 1000” decidió que no nos presentaríamos.
La actitud de la dirección de Syriza es indicativa de una tendencia más amplia. Por ejemplo, 50 personas que no son miembros de Syriza han sido incluidos en la lista. De estos, solamente uno está a la izquierda de Syriza. Quieren un grupo parlamentario que pueda ser controlado fácilmente por el ala derecha del partido.
La razón principal para apoyar a Syriza, a pesar de estas limitaciones, es que su victoria tendría un efecto liberador en la clase trabajadora, los movimientos sociales y la sociedad en general. La clase trabajadora tiene la esperanza de que con un gobierno de Syriza los ataques que sufren se pararán y que, al menos, hasta cierto punto serán revertidos, y que algunas de las demandas del movimiento de masas serán satisfechas. Así que, a pesar de la falta de claridad de parte de la dirección, y su acomodamiento a la clase dirigente, creemos que una victoria de Syriza representará un cambio significativo en el balance de fuerzas de clase en la sociedad. Esta puede tener un efecto catalizador que abra un nuevo periodo en la lucha de la clase trabajadora.
Quizá Syriza no cambie las leyes del mercado de trabajo, que ha sido completamente desregularizado, pero los trabajadores saldrán a demandar su derecho a no ser despedidos, a una jornada de ocho horas, pago por las horas extraordinarias y convenio colectivo. Quizá Tsipras no está preparado para echar a la compañía minera “Eldorado Gold” de Halkidiki pero la gente de Halkidiki no tendrá otra opción que salir a la calle a demandar que la compañía para su trabajo en las minas de oro. Esperamos que esto ocurra a través del movimiento de la clase trabajadora en Grecia. Quizá Tsipras no esté dispuesto a abolir TAIPED, el organismo que está supervisando todas las privatizaciones “express” que se están dando, pero los trabajadores sentirán que ahora se podrán mover a la acción para resistirlas (ya sean estas de compañías de servicios públicos o de playas, montañas y bosques).
No importan los compromisos que la dirección esté dispuesta a hacer, los trabajadores sentirán que no hay mejor ambiente en el que luchar para defender sus derechos y esta es la razón fundamental por la que Syriza debería tener apoyo, aunque condicional y crítico.
Nosotros dejamos claro que no solamente pedimos el voto por Syriza, sino por un programa radical, socialista y revolucionario como el único camino viable para un gobierno de Syriza.

¿Qué piensa Xekinima que debería hacer un gobierno de Syriza al día siguiente de ser elegido?

Por supuesto, debe paralizar inmediatamente el pago de la deuda y romper el memorándum con la troika, lo que es fundamental para cualquier plan contra la miseria del pueblo griego.
Debe cambiar inmediatamente las leyes laborales y para la universidad, para permitir el asilo en los campus, la libertad de expresión y de reunión, etc. También debe subir el salario mínimo al anterior a la entrada de la troika (750 euros al mes). Debe cerrar TAIPED, el organismo que es responsable de la privatización de las obras públicas y las bellezas y recursos naturales del país; congelar y revertir las privatizaciones que se han dado en los últimos años, y parar los proyectos controvertidos que están ahora en construcción, como en Halkidiki.
Esto causaría una reacción del sistema capitalista, tanto nacional como internacionalmente. Y a este solamente se puede enfrentar con éxito implementando medidas decididas anti-capitalistas, nacionalizando los bancos y los pilares de la economía para planificar la economía en base a la necesidad, y no en base a los beneficios empresariales. Esto debe hacerse basándose en el control y la gestión democrática de los trabajadores.
Y debe estar vinculado con las luchas de los trabajadores en el resto de Europa. Estamos seguros de que si Syriza siguiera este programa tendría un gran efecto internacional, sobre todo para los trabajadores del sur de Europa. Esto podría sentar la base para una alternativa socialista internacional a la Unión Europea capitalista y el gobierno de la troika.
En la campaña electoral Syriza habla de los aspectos internacionales de sus políticas y de Podemos (el nuevo partido de izquierda en España), y de otros movimientos internacionales “progresistas”. A pesar de que el programa de Syriza es muy tibio y con muchos compromisos, está teniendo un gran efecto en Europa e internacionalmente. Esto muestra lo que se podría lograr con un programa socialista, más radical. Ahora, las políticas de Syriza son neo-kenesianas y pretenden acabar con las políticas de austeridad dentro del sistema capitalista.
Las condiciones de la crisis capitalista hacen que este programa no sea realmente viable. Solamente un programa que rompa con el sistema capitalista puede ofrecer una solución. Esto solamente se puede lograr con una intervención de las masas de la clase trabajadora, y las masas populares, que puedan, bajo ciertas condiciones, empujar a Syriza más a la izquierda de lo que pretende o imagina su dirección. Por esto seguirá luchando Xekinima después de la elección de un gobierno de Syriza.

Cero tolerancia o de represivas leyes para violarse

Posted by Adán Salgado Andrade on sábado, enero 24, 2015
Cero tolerancia o de represivas leyes para violarse
por Adán Salgado Andrade

La muy procapitalista escritora Ayn Rand, mentora del sector más conservador y reaccionario de Estados Unidos (EU), señalaba dos cuestiones que incomodan bastante a sus seguidores. Una de ellas es que, de acuerdo con su “objetivismo”, creer en Dios es absurdo, algo que, definitivamente, para los muy religiosos republicanos es inaceptable, pues si algo los distingue es su “profundo” amor por la religión, sobre todo porque ésta es una muy lucrativa ocupación. Un conservador cálculo indica que tan sólo en ese país la iglesia católica, a pesar de los escándalos de pederastia en que se ha estado involucrando recientemente, de sus ingresos, gasta alrededor de 170 mil millones de dólares anuales (ver: http://www.slate.com/articles/business/moneybox/2013/03/catholic_church_and_pope_francis_religious_institutions_are_exempted_from.html).
Si eso es lo que gasta tan sólo la iglesia católica, imaginemos los miles de millones que en conjunto los cultos en EU deben generar. Así que más que profesar una fe, parecieran las religiones ser muy buenos negocios.
El otro incómodo señalamiento de Rand hacia los “gobernantes” (los que yo prefiero llamar mafiosos en el poder, pues eso son), es que, desde su coto de control, ejercen poderes fácticos que parecieran responder más a un cártel gansteril, que a un así llamado “gobierno”. Una de sus obras en las que más critica a la llamada “regulación gubernamental”, es la novela “Atlas Shrugged” (Atlas Subyugado), larguísimo escrito (1084 páginas de menuda letra en su edición original de 1957, publicado por Signet Books) en el que, comparando tal regulación con lo que sucedía en esos años en la URSS, hace una velada crítica al “socialismo” (esto porque Rand, nacida en la Rusia zarista, tuvo que enfrentar con sumo dolor, el que su acaudalada familia lo perdiera todo a causa de la revolución bolchevique. Emigraron a EU, deslumbrándose ella al ver por primera vez Nueva York, desde el barco en que llegaba. Desde entonces, decidió defender a ultranza al capitalismo).
Sin embargo, era también una crítica a las políticas keynesianas que aplicaban los gobiernos de aquellos años, no tanto por convertir al capitalismo en un sistema “más justo”, sino porque, tras las constantes, características crisis en las que cae tal sistema, se pensó, con algo de razón, que “regulando” la economía mediante intervención estatal (con empresas estatales o paraestatales), se podrían acabar o mitigar tales crisis (lo que sí, es que, si no se acabaron, en efecto, se mitigaron, pues no eran tan graves como las que actualmente vivimos. Ver: http://adansalgadoandrade.blogspot.mx/2008/11/el-convenenciero-capitalismo-salvaje.html).
En un párrafo de la mencionada novela, Rand escribe, en la boca de un personaje, Dr. Ferris, un emisario gubernamental, que trataba de que un acaudalado industrial de la metalurgia, Hank Rearden, inventor de un súper acero, quien actuaba sólo “en su propio beneficio y no en el de la sociedad”, entendiera por qué el “gobierno” estaba imponiendo tantísimas restricciones: “¿Pensó usted que realmente queremos que esas leyes sean respetadas? La verdad es que más deseamos que se violen. Es mejor que usted entienda que no está tratando con un montón de principiantes, pues así comprenderá que esta no es una época para que nos andemos con sutilezas. Vamos tras el poder y realmente lo vamos a lograr. Ustedes sólo son apostadores sin importancia, pero nosotros sabemos cuál es el verdadero truco y es mejor que usted esté al tanto. No hay modo de controlar a hombres inocentes, no. El único poder que cualquier gobierno tiene es el de acabar con los criminales. Así que si no hay suficientes criminales, uno los hace. Uno impone tantas cosas que serán un crimen, que es imposible para los hombres vivir sin violar las leyes. ¿A ver, quién quiere una nación de ciudadanos respetables de la ley? ¿Qué se ganaría con eso? Pero sólo apruebe la clase de leyes que ni pueden ser observadas, ni ejercidas, ni objetivamente interpretadas y usted crea una nación de violadores de la ley y entonces usted se hace rico con las sanciones. Así que ese es el sistema, señor Rearden, ese es el juego y una vez que usted lo entienda, será más fácil para nosotros tratar con usted” (p. 411, subrayado mío).
Quizá sea esta cita una de las más ejemplares de la panfletaria novela, sobre todo por su agudeza en cuanto a sentenciar que, en efecto, las “leyes” se hacen cada vez más complicadas y represivas, que es más fácil “romperlas” o “medio cumplirlas”, en el mejor de los casos.
Más adelante, otro personaje, un obscuro individuo deseoso de hacerse de una gubernatura, muy molesto porque en el tren donde viaja, la máquina descarriló, por falta de mantenimiento a las vías férreas, reflexiona que “el hombre no vive y no necesita vivir mediante la razón”.
En efecto, a pesar de que somos supuestos seres racionales, en estos decadentes, represivos tiempos, no parece que apelar a la razón sea, en efecto, el conductor de nuestra existencia. Los poderes fácticos son quien menos la emplean, los que controlan al planeta mediante gansteriles imposiciones que nada tienen que ver, en efecto, con la razón, pero sí con sus mezquinos intereses, sobre todo económicos, guiados por el decadente capitalismo salvaje (ver: http://adansalgadoandrade.blogspot.mx/2014/08/la-estructura-mafiosa-de-los-poderes.html).  
Es, en efecto, con la “aprobación” de absurdas y, más bien, represivas leyes, que al ciudadano común, como apunta Rand, se le hace más y más propenso a violarlas. Y no sólo eso, sino que, como bien señala el párrafo referido, las mafias en el poder se benefician con las penas pecuniarias (monetarias) que imponen. Multas, fianzas, impuestos… y más penalizaciones, “legales” o no, son mucho muy lucrativas. Por ello es que, en el caso de la “aplicación de justicia”, son los pobres, incapaces de pagar extorsiones o fianzas, los que mayoritariamente terminan en la cárcel, muchos de ellos acusados falsamente (ver: http://adansalgadoandrade.blogspot.mx/2011/07/otros-presuntos-culpables.html).
Miles más son acusados por delitos menores, como robos simples a súper mercados, por ejemplo, lo cual hacen por extrema necesidad (ver:  http://www.redpolitica.mx/metropoli/por-robo-simple-28-mil-personas-estan-presas-en-df). 
En todo lo dicho, algo que se aplica muy convenientemente es el concepto llamado “cero tolerancia”. Dicho concepto, conocido en el idioma inglés como Broken Windows Theory (teoría de las ventanas rotas), fue desarrollado en 1982 por el sociólogo James Q. Wilson y el criminólogo George L. Kelling y su principal argumento es que al vigilar y monitorear áreas urbanas para prevenir (y castigar) “pequeños crímenes”, tales como vandalismo, beber en la vía pública o evadir casetas de cobro (en Nueva York, por ejemplo), se ayuda a crear una “atmósfera de orden y respeto a la legalidad, que puede llevar a la prevención de crímenes más serios” (ver: http://en.wikipedia.org/wiki/Broken_windows_theory).
Esa muy cuestionable “teoría anti-crimen” fue aplicada totalmente por Rudolph Giuliani en Nueva York, quien fuera alcalde de dicha ciudad de 1994 al 2001. Como resultado, tanto la intolerancia, así como brutalidad policiacas fueron en aumento, hasta llegar a los niveles actuales, en donde los “más sospechosos” son generalmente personas de raza no blanca, tales como latinos o afroestadounidenses. Fueron muy famosos casos como el de Abner Louima, inmigrante haitiano, quien por un altercado menor, frente a un centro nocturno, fue brutalmente golpeado, torturado y sodomizado por “policías” neoyorquinos. Otro caso fue el de Patrick Dorismond, también afroestadounidense, quien trabajaba como guardia de seguridad. Fue asesinado por un “policía” que se hizo pasar como un comprador de marihuana. Como Dorismond le reclamara que él no era traficante de drogas y comenzara a forcejear con aquél, dicho “policía” le disparó a quemarropa en el pecho.
Sin embargo, el más sonado caso fue el del joven Amadou Diallo, asesinado el 4 de febrero de 1999. El inmigrante guineano de 23 años fue balaceado frente a su domicilio por cuatro “policías” vestidos de civil, quienes formaban la ya desaparecida Unidad Contra Crímenes Callejeros. Ésta unidad “policiaca”, fundada en 1971, actuaba en clara violación a las libertades y derechos humanos, pues sus miembros operaban vestidos de civil, haciéndose pasar por traficantes de drogas o proxenetas, con tal de, según ellos, “descubrir” a los culpables de felonías. Con Giuliani, esa unidad se reforzó aun más. Sin embargo, tras asesinar a mansalva a Diallo, a quien dispararon 41 tiros, 19 de los cuales penetraron su cuerpo, esa banda de brutales “agentes” se disolvió. El único “delito”, si así puede llamarse a lo que cometió Diallo, fue llegar muy tarde a su casa y tratar de sacar su identificación cuando los “policías”, desde su auto, se la pidieron. Como la credencial del muchacho estaba dentro de un porta-credenciales metálico, aquéllos supusieron que se trataría de un arma y, miedosa y cobardemente, vaciaron sus armas. A pesar de ello, los cuatro fueron absueltos.
Aun así, contrario a la lógica, la brutalidad e intolerancia policiacas, sobre todo hacia no blancos, continúa no sólo en Nueva York, sino en muchas ciudades estadounidenses. Basta señalar uno de los casos más recientes, el de Michael Brown, adolescente afroestadounidense, quien a pesar de estar desarmado y no oponer resistencia a un “arresto”, fue asesinado de varios tiros (ver: http://www.cnn.com/interactive/2014/08/us/ferguson-brown-timeline/).
Y son afroestadounidenses los que llenan mayoritariamente las cárceles de EU (ver: http://www.naacp.org/pages/criminal-justice-fact-sheet).  
Giuliani, en su momento, se jactó de que su “cero tolerancia” había bajado los crímenes en Nueva York. Sin embargo, investigaciones serias, mostraron que ya antes de su aplicación, habían comenzado a bajar los índices de criminalidad, sobre todo gracias a algunos programas de reconstrucción del tejido social aplicados en esa ciudad.
Es evidente que la criminalidad no se combate sólo atacando sus consecuencias, sino reconstruyendo el tejido social, a partir de programas de integración social, de aplicación de actividades artísticas y humanísticas (enseñanza de música o pintura, por ejemplo), creación de empleos con salarios dignos (no con salarios de hambre, que no son solución), implementación de servicio social, actividades deportivas, entre otras estrategias, tal criminalidad puede, si no eliminarse, sí disminuir. Especialmente se ha contemplado la enseñanza artística y humanista como una efectiva manera de disminuir los índices de violencia y delincuencia que vivimos. Véase, por ejemplo, la cinta “Escritores de la libertad”, protagonizada por Hillary Swank, basada en la historia verdadera de una profesora de enseñanza media – high school –, que asignada a dar clases en una escuela enclavada en un barrio pobre de alta criminalidad, logra sacar adelante a todo su grupo, mediante actividades que consistían en escribir, dibujar, realizar visitas a museos, conocer personajes famosos y así. El arte, pues, es transformador (ver: http://www.jorgemiyagui.com/#!tx-arte-y-transformacion-socia/co58).
Volviendo a la “cero tolerancia”, ahora ésta es más que conveniente, no sólo para “combatir al crimen”, lo que menos logra, sino a cualquier forma de sedición o activismo social. En todo el mundo, se “criminaliza” ya a cuestiones como manifestaciones, tal cual sucede en España, por ejemplo, en donde ya es un “delito” manifestarse. Esa infame, represiva imposición, bautizada por activistas como ley mordaza, criminalizará la protesta ciudadana, sobre todo la que se haga frente al Congreso de los Diputados o ante la sede oficial del Ejecutivo español. Este esperpento, defendido por el fascista Rajoy, también pretende que quien se oponga a un embargo y desalojo (desahucio) de una vivienda que ya no se pueda pagar, por las razones que sean, será “criminal” (la brutal crisis ha golpeado tanto a los españoles, que más de una cuarta parte de la población trabajadora, unos seis millones está desempleada. Ver:  http://adansalgadoandrade.blogspot.mx/2012/06/asi-esta-golpeando-la-crisis-en-una_16.html).
Aquí, en la vecina entidad del Estado de México, también como justificación al combate de la “delincuencia organizada”, se aprobó una absurda “ley” que criminaliza a la persona que circule en un auto sin placas y sin tarjeta de circulación, la que podría pasar de uno a tres años de cárcel. Así, se criminaliza a cualquiera (ver:  http://www.alfadiario.com.mx/articulo/2015-01-21/52121/a-la-carcel-quien-circule-sin-placas-en-edomex).
También ha servido excelentemente la “cero tolerancia” para la farsa que es el “combate al terrorismo”. Todas las creaciones de EU, a través de la CIA, tales como Al-Qaeda o el más reciente Estado Islámico (EI), han logrado perfectamente su objetivo de crear una especie de islamofobia global que sataniza, muy convenientemente, a casi todos los árabes, con tal de favorecer los intereses territoriales, petroleros y económicos de EU y compinches, (el eufemísticamente llamado “Occidente”. Ver: http://www.argenpress.info/2015/01/frustran-complot-terrorista-en-el.html).
No sólo eso, sino que el “combate al terrorismo” está aboliendo o restringiendo severamente las libertades civiles y derechos humanos en todo el mundo, pero sobre todo en EU, en donde a partir de los muy sospechosos y mediáticos ataques a las torres gemelas el 11 de septiembre del 2001 por “terroristas”, se dio pie a una serie de abusos y violaciones, sobre todo a árabes, como menciono antes. El llamado “Departamento de Seguridad Doméstica” (DHS) se constituyó durante la presidencia de George Bush y aprobó una serie de severas “leyes” que autorizan, entre otras cosas, el permanente espionaje de ciudadanos, tanto estadounidenses, así como del resto del mundo que sean considerados “sospechosos”, tal y como ha informado el ex analista de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) Edward Snowden, actualmente refugiado en Rusia (ver:  http://en.wikipedia.org/wiki/Edward_Snowden).
Incluso, se espió a personajes importantes, tales como la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff o incluso al mafioso, corrupto Enrique Peña Nieto (mientras que Rousseff protestó enérgicamente, Peña Nieto, servilmente, nada cuestionó).
Y son tan cínicas las “autoridades” estadounidenses, comenzando por el propio presidente Obama, que se insiste en que gracias al espionaje que desde hace años se realiza, se “han evitado más ataques terroristas”, lo cual es falso, como el propio Snowden afirma (ver: https://firstlook.org/theintercept/2015/01/23/edward-snowden-shares-billing-nsa-official-privacy-conference/).
Además, la “amenaza terrorista” es un muy buen negocio y conforme se incrementan las represivas “medidas de seguridad”, aumentan las ganancias de lo que yo llamo miedoempresas, por tanto costoso equipo de “seguridad” que debe de adquirirse y emplearse forzosamente en aeropuertos y otras instalaciones, impuesto desde EU (ver: http://adansalgadoandrade.blogspot.mx/2007/11/la-amenaza-terrorista-el-nuevo-gran.html).
Igualmente tal “amenaza terrorista” ha servido para justificar una masiva militarización en muchos países, pero más que combatir al “terrorismo” o la criminalidad, tal militarización ha servido perfectamente para reprimir cualquier forma de activismo social. Se ha empleado lo que Naomi Klein llama “la doctrina del shock”, la que precisamente justifica el recrudecimiento de la represión “gubernamental” y la imposición de arbitrarias medidas anticonstitucionales de excepción (toques de queda o la ya mencionada militarización), con tal de “restituir la paz social” (ver: http://adansalgadoandrade.blogspot.mx/2009/03/la-muy-oportuna-descomposicion-del.html).
En México, empleando tales “argumentos”, una criminal acción de la mafia en el poder fue el aún no aclarado caso de la desaparición de 43 normalistas de la normal rural de Ayotzinapa, que ha sacudido la opinión pública y al activismo a nivel mundial. A esos jóvenes, tan sólo por atreverse a exigir más recursos para su abandonada escuela, los trataron como criminales y, según testimonios recientes, supuestos “policías” los capturaron y los entregaron a verdaderos delincuentes, para que los asesinaran y desaparecieran (ver:  http://www.jornada.unam.mx/2015/01/23/politica/005n1pol).
Ese infame, vergonzoso hecho es criminal, represiva intolerancia. Por desgracia, la mafia en el poder, con todo su poder mediático, combinado con una lamentable falta de generalizada consciencia, está desgastando el movimiento en apoyo a los 43, así como, en su momento, logró ir atenuando la masacre de octubre de 1968, la que ha quedado más como un hecho histórico, que como una triste, vergonzosa realidad que aun seguimos viviendo (ver:  http://adansalgadoandrade.blogspot.mx/2014/12/de-desapariciones-propaganda-comadrera.html).
Y no sólo en el activismo social se aplica la “cero tolerancia”, sino que incluso en las labores que la gente desempeña para sobrevivir, como en la llamada economía informal. Gracias a ésta, es que sobreviven millones de personas en todo el planeta, aproximándose su valor bastante al PIB de EU, siendo de poco más de once billones de dólares (11,000,000,000,000) anuales.
Pues bien, como las actividades informales, cuestionablemente se dice, tienden a “perjudicar” a los “negocios formales” (las empresas, de todos modos, se benefician de la venta informal de sus productos), más que a las mafias en el poder (aunque no “cobren “ impuestos, finalmente se benefician de la constante extorsión que aplican al sector informal, con tal de dejarlo trabajar), de repente, se aplican decenas de restricciones que hacen muy difícil que alguien informal se “formalice”. Mucha gente ha preferido cerrar sus locales, dado que ante tanta restricción, sobre todo arancelaria (impuestos y sanciones por todo), lo que les quedaría al final sería menos de la cuarta parte de lo que requieren para sobrevivir. Es el caso de un hombre que me cuenta su caso. Él y su madre operaban un pequeño restaurante casero, “informal”, digamos (fonda, como aquí se les llama). Hace poco lo cerraron. Al cuestionarlo de por qué lo habían hecho, me platicó, sin tapujos, “porque llegaron inspectores y me pidieron los permisos y licencias de todo, que sanitarias, que de riesgos, que de protección al ambiente, que registro ante hacienda… no, la verdad es que no hubiéramos podido seguir. Si con trabajos sacábamos para irla llevando… no, por eso, mejor, cerramos”.
Como de todos modos deben de seguir sobreviviendo, optaron por repartir comida en otros establecimientos o entre los clientes que asistían habitualmente a su extinto restaurante. Claro, al final, ese cierre es una menor competencia para cadenas de restaurantes o tiendas en las que se vende comida chatarra, por ejemplo. Sí, pues pareciera que sólo el big money, o sea, los grandes negocios, comparsa de los mafiosos en el poder, son los que logran imponerse, sobre todo en estos cruentos tiempos de profunda crisis económica
Pero no sólo negocios “informales” son cerrados debido a severas, casi incumplibles, restricciones, sino, incluso, establecimientos acreditados y formales. Tal es el caso de lo que en entrevista me refirió una doctora que labora en una conocida cadena de farmacias de genéricos (las conocidas como Farmacias Similares). En el 2014, la Cofepris (Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios), realizó sorpresivas e intimidantes “revisiones”, incluso cuando la doctora tenía en consulta a algún paciente. “¡Llegaron de repente, me sacaron al paciente y me exigieron que les mostrara todo, expedientes, historias clínicas, recetas, el kit de emergencia… y como las otras doctoras tenían un desorden, yo fui la pagana. ¡No sabe la impotencia y la rabia que sentí cuando me pusieron el sello, frente a todos mis pacientes, de Clausurado!”. Por la forma en que platica sobre ese arbitrario, prepotente evento, pareciera que eran esos “inspectores”, más que trabajadores de un “organismo gubernamental”, miembros de un cártel delincuencial, tipo “La familia michoacana”, quienes ejecutaron tan artera acción.
Sorprende que en este caso la mencionada Cofepris haya actuado tan diligentemente, cuando no ha sido así con tantos “accidentes” ocasionados por la megaminas, por ejemplo, como la de Buenavista del Cobre, en Sonora, la que derramó millones de litros de desperdicios lodosos y acuosos contaminados con cianuro y otras letales sustancias (ver: http://www.milenio.com/estados/rio_Sonora-contaminacion_en_el_rio_Sonora-Rio_Sonora_afectado_0_361164065.html).
No paró allí lo que me narra la afligida doctora, sino que por el cierre, se descuidó la seguridad del consultorio y ocurrió un robo. “¡Se llevaron más de veinte mil pesos de sustancias controladas y equipo!”, lamenta. Así que por la clausura y el tiempo que tomó dejar el consultorio apto de nuevo para la atención médica, seis meses permaneció cerrado. “¡A esas personas no les importó dejarme sin trabajo!”, reclama indignada la doctora.
Ahora tiene que cumplir al pie de la letra con cuestiones tales como historias clínicas, aunque los pacientes vayan una sola vez y con expedientes, si van más de dos veces. “¡Mire – señala a cuatro pilas de papel acumuladas al fondo del consultorio –, todas esas son historias clínicas, son como 7500, que son las que llevo, nada más de agosto para acá!”. Y también me enseña los expedientes, los que guarda en un archivero. “Los de cofepris me dicen que use una caja de cartón, pero yo les dije que no, que yo prefiero un archivero bien, no sea que hasta por eso otra vez nos quieran clausurar”.
Cuestionada de por qué no emplea una laptop, por ejemplo, para evitarse tanto papel, exclama “¡No, ya ve lo del robo que le dije, no, me la vayan a robar y nadie me responde, no, no, prefiero seguir acumulando papeles y más papeles!”. Dice que prefiere seguir gastando en todo eso, copias de historiales clínicos, impresión de recetas, que ella debe de sufragar de su bolsillo. No recibe salario, sólo lo que cobra de cada consulta, debiendo dar un porcentaje a la empresa. “¡Fíjese, nos exigen estar mejor que en los hospitales públicos!”, reclama, lo cual es verdad, pues quienes hemos asistido alguna vez a “clínicas” u hospitales públicos, nos podemos percatar de que las condiciones tanto de equipo, atención, urgencias, internamiento, medicamentos, así como sanitarias, entre otras, no son las mejores (ver: http://adansalgadoandrade.blogspot.mx/2009/03/los-deficientes-servicios-publicos.html).
En fin, como hemos revisado, es, en efecto, en todo el planeta, mucho más fácil y lucrativo para los poderes mafiosos, fácticos, crear “criminales” promulgando “leyes” absurdas, estúpidas, represivas, de “cero tolerancia”, que perseguir y hallar a los verdaderos delincuentes, cientos de los cuales se encuentran mimetizados entre las mafiosas cúpulas de poder que nos subyugan y controlan desde siempre.

     
   
   
  
     

Visita Nuestra Revista

Visita Nuestra Revista
Hacer click en imagen

Visita nuestra Sección Juventud y Lucha

Visita nuestra Sección Juventud y Lucha
Hacer click en imagen

Visita nuestra sección Atake Verde

Visita nuestra sección Atake Verde
Hacer click en imagen para visitar

Blog de Estudiantes de Postgrado U. de Chile

Blog de Estudiantes de Postgrado U. de Chile
Hacer click en imagen

Visita nuestra Biblioteca Marxista

Visita nuestra Biblioteca Marxista
Hacer click en imagen

Economía Mundial: Análisis y Comentarios

Economía Mundial: Análisis y Comentarios
Hacer click en imagen para leer

Somos integrantes del CIT

Somos integrantes del CIT
Hacer click en imagen para conocernos

Visítanos y únete a nosotros en Facebook

Visítanos y únete a nosotros en Facebook
Hacer click en imagen